Nuestra tienda - A nuestra botiga

28 may 2022

36 Descenso realizado [22-05-22]

 


(Fuente noticia Periódico de Aragón)


El espectáculo de las nabatas vuelve al Cinca en una fiesta multitudinaria

El escaso caudal en el río pone a prueba a los nabateros en la 36ª edición del descenso. Dos de las tres embarcaciones culminaron el recorrido de Laspuña a Aínsa.

Descenso de nabatas por el río Cinca, este domingo, entre Laspuña y Aínsa.

"El espectáculo de las nabatas vuelve al Cinca en una fiesta multitudinaria EL PERIÓDICO"(Laura Carnicero)

No se lo ha puesto fácil el río Cinca a los nabateros del Sobrarbe que, en la edición número 36 del descenso de nabatas entre Laspuña y Aínsa, han tenido que hacer frente a un inusual bajo caudal para poder replicar, décadas después, el trabajo de sus antepasados en el transporte 

En esta edición, doce nabateros culminaron el recorrido de varios kilómetros entre Laspuña y Aínsa, entre ellos, un nuevo integrante que realizó el descenso por primera vez y una única mujer nabatera.

Al tradicional descenso, que se recuperó en esta zona del Pirineo altoaragonés hace ya más de tres décadas y que persigue el reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, se suma habitualmente una jornada de convivencia entre vecinos.La celebración prosiguió con el tradicional almuerzo, a la llegada a Aínsa, ante la expectante mirada de cientos de personas desde el puente sobre el río Cinca.Además, la Asociación de Nabateros de Sobrarbe rindió homenaje al recientemente fallecido José Antonio Murillo, pieza clave de la actividad cultural y social de Aínsa, vinculado también al descenso de nabatas.

Enrique Pueyo, alcalde de Aínsa, ha explicado que se le ha hecho un emotivo homenaje "con agua del Cinca".

 "Los nabateros recogieron en el descenso el agua del río, y después la vertieron sobre el monolito que hay en su memoria", ha manifestado.

Ha sido, un año más una jornada de emoción y tradición, que marca el descuento hacia la 37ª edición.