ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO

L’Artiga d’os muertos y l'Artiga da cofradía.

Artiga: Trozo de tierra, anteriormente cubierto de bosque, que se ha preparado para el cultivo, sacando los árboles y quemando la broza o la leña en montones que después se esparcen para que las cenizas sirvan de abono.

Laspuña también tiene historias en las que estos trozos de tierra "Artigas" forman parte del escenario. Estas historias prácticamente desconocidas son las de “L’Artiga d’os muertos” que se encuentra en la partida de Moleras y “L’Artiga da cofradía d’os muertos u d’os defuntos” que se encuentra en Os Montiellos.
Ambas historias son anteriores a la contienda del 36 y por desgracia no queda constancia escrita (que yo sepa) de las mismas, tan solo la tradición oral. 

“L’Artiga d’os muertos” en Moleras, su historia hace referencia a la muerte accidental de siete carboneros a los que un deslizamiento del terreno los sorprendió durmiendo dentro de la caseta que habían habilitado cerca de los hornos. En el trayecto del traslado de los cuerpos hasta Laspuña, y debido a la dificultad del camino, realizaron varias paradas para descansar y en esos sitios  levantaron mojones de piedras que coronaron con unas ramas de boj. Durante muchos años la gente al pasar por el camino añadía unas piedras al túmulo y dejaban una rama de boj en recuerdo de los vecinos fallecidos.

“L’Artiga da cofradía d’os muertos u d’os defuntos” en Os Montiellos. La historia es más reciente y hace referencia a la cofradía de los muertos que existía en nuestro pueblo, la cofradía se encargaba de los preparativos religiosos del funeral y de la fosa para enterrarlo. Una de las funciones caritativas que dependían de la cofradía era “dar un entierro digno y cristiano al difunto”, por eso si alguna familia no podía pagar los gastos del funeral era la cofradía la que se hacía cargo. La financiación de la cofradía se basaba en las donaciones de los vecinos y en el dinero que se conseguía por al arriendo  de una partida de terreno municipal ubicada en los Montiellos y que el ayuntamiento cedía a la cofradía para estos fines. Los tres años de la contienda del 36 hicieron que la cofradía cayera en el olvido y que fuera el propio ayuntamiento el que se encargara de los gastos del funeral en el caso que fuera necesario. El último entierro por caridad fue el de Chaime de Casa Sebastiana, ocurrido a finales de la década de los 40.



Artiga: Troz de tierra de selva, que s'ha preparau pa o cultivo, quitando os arbols y cremando a broza u a lenya en montons que dimpués s'esparcen pa que as zenisas sirvan d'abono.

Laspuña tamién tiene historias en as ques istos trozos de tierra "Artigas" forman parte d'o escenario. Estas historias practicament desconoixidas son as de “L’Artiga d’os muertos” que se troba en a partida de Moleras y “L’Artiga da cofradía d’os muertos u d’os defuntos” que se troba en os Montiellos.
As dos historias son anteriors a la contienda d'o 36 y per desgracia no queda constancia escrita (que yo sepa) d'as mesmas, tant solo a tradición oral. 

“L’Artiga d’os muertos” en Moleras, a suya historia fa referencia a la muerte accidental de siet carboners a os que un eslizamiento d'o terreno los sorprendió adormindo dentro d'a caseta que heban habilitau amán d'os fornos. En o trayecto d'o treslado d'os cuerpos dica Laspuña, y a causa d'a dificultat d'o camín, realizoron unas cuantas aturadas pa descansar y en ixes puestos devantoron mojones de piedras que remataron con unas ramas de buixo. Durante muitos anyos a chent en pasar per o camín anyadiba unas peñas a lo túmulo y deixaban una rama de buixo en memoria d'os vecins feneixius.

“L’Artiga da cofradía d’os muertos u dtos defuntos” en os Montiellos. A historia ye mas recient y fa referencia a la cofradía d'os muertos que existiba en o nuestro lugar,  a cofradía s'encargaba d'os preparativos relichiosos d'o funeral y d'a fuesa pa enronar-lo. Una d'as funcions caritativas que dependeban d'a cofradía yera “dar un entierro digno y cristiano a lo difunto”, per ixo si bella familia no podeba pagar os gastos d'o funeral yera a cofradía a que se feba cargo. O financiamiento d'a cofradía se basaba en as donacions d'os vecins y en os diners que s'aconseguiba per  l'arriendo d'una partida de terreno municipal ubicada en os Montiellos y que o concello deixaba a la cofradía pa istos menesteres. Os tres anyos d'a contienda d'o 36 facioron que a cofradía se desfiziese y que estiese o propio concello o que s'encargase d'os gastos d'o funeral en os casos de caridat. O zaguer entierro per caridat estió o de Chaime de Casa Sebastiana, que morio en o 48 u 49.