martes, 26 de agosto de 2008

La Villa de Ayerbe





Historia
No existen datos objetivos que permitan suponer la antigüedad que algunos han hecho sospechar para Ayerbe. El emplazamiento del núcleo urbano, en el vértice del monte de S. Miguel, no corresponde a las características comunes en los asentamientos primitivos. Tampoco es cierto que se trate de la antigua mansión romana denominada Ebellino, pues por aquí jamás pasó la vía romana Caesaraugusta-Benearnum. Los orígenes debemos buscarlos en torno al castillo musulmán de la cima del cerro.
Gobernando en Zaragoza Yahyà b Mundir al-Muzaffar (1022-1036) y ante el acoso del rey navarro Sancho el Mayor (1000-1035) fue indispensable levantar una fortaleza defensiva de las tierras llanas. Junto al castillo nacería un pequeño poblado dedicado a su abasto.
En el año 1083 conquista Ayerbe el rey aragonés Sancho Ramírez y ordena repoblar el lugar. A la muerte de Pedro I, Ayerbe que fue parte de la dote de su segunda esposa, la reina Berta, sigue unos años gobernado por ella. Entre los años 1118 y 1122 el rey de Aragón Alfonso I el Batallador crea un burgo en un altiplano más al sur del cerro.
Desde los principios fue de realengo, ya que tenía tenentes y en el año 1276 el rey Jaime I de Aragón dejó a su hijo Pedro el castillo y villa de Ayerbe. El 8 de mayo de 1366 Pedro IV de Aragón donó a Pedro Jordán de Urriés el castillo y villa de Ayerbe y sus términos.
Convertida Ayerbe en Baronía, serán más de veinte los Urríes que como señores presidirán la suerte de los ayerbenses.

El 26 de junio de 1709 el rey Felipe V concede a la villa los títulos de NOBLE Y FIDELISIMA, por la colaboración prestada en la guerra de sucesión.
En la guerra de la independencia y posteriores guerras civiles Ayerbe supo soportar atropellos y saqueos que terminaron con la victoria de los vecinos.
A finales del siglo XIX la llegada del ferrocarril hizo de Ayerbe un centro mercantil de primer orden, floreciendo una actividad comercial descomunal. La década de los 70 del siglo XX, con el cierre de la estación internacional de Canfránc, hará que Ayerbe pierda muchos puestos de trabajo y por ello muchos habitantes.
Hoy gran parte de sus residentes se dedican a la agricultura y para otros, que se resisten a salir de aquí, es ciudad dormitorio. Hay un escaso comercio y una progresiva industria de servicios que intenta dar a Ayerbe un enfoque turístico.

1 comentario:

Chan dijo...

Ola:

Soi Chan, de A botiga de Fablans. abotiga.com

Un blog bien pincho iste buestro.

Me permito furtar-tos una foto d'Ayerbe ta ficar-la en http://abotiga.wordpress.com/ y en http://www.facebook.com/event.php?eid=144216022287532#!/event.php?eid=144216022287532 ta la feria de 2010 que se zilebrará o 26 de setiembre.

Esprisions.

martes, 26 de agosto de 2008

La Villa de Ayerbe





Historia
No existen datos objetivos que permitan suponer la antigüedad que algunos han hecho sospechar para Ayerbe. El emplazamiento del núcleo urbano, en el vértice del monte de S. Miguel, no corresponde a las características comunes en los asentamientos primitivos. Tampoco es cierto que se trate de la antigua mansión romana denominada Ebellino, pues por aquí jamás pasó la vía romana Caesaraugusta-Benearnum. Los orígenes debemos buscarlos en torno al castillo musulmán de la cima del cerro.
Gobernando en Zaragoza Yahyà b Mundir al-Muzaffar (1022-1036) y ante el acoso del rey navarro Sancho el Mayor (1000-1035) fue indispensable levantar una fortaleza defensiva de las tierras llanas. Junto al castillo nacería un pequeño poblado dedicado a su abasto.
En el año 1083 conquista Ayerbe el rey aragonés Sancho Ramírez y ordena repoblar el lugar. A la muerte de Pedro I, Ayerbe que fue parte de la dote de su segunda esposa, la reina Berta, sigue unos años gobernado por ella. Entre los años 1118 y 1122 el rey de Aragón Alfonso I el Batallador crea un burgo en un altiplano más al sur del cerro.
Desde los principios fue de realengo, ya que tenía tenentes y en el año 1276 el rey Jaime I de Aragón dejó a su hijo Pedro el castillo y villa de Ayerbe. El 8 de mayo de 1366 Pedro IV de Aragón donó a Pedro Jordán de Urriés el castillo y villa de Ayerbe y sus términos.
Convertida Ayerbe en Baronía, serán más de veinte los Urríes que como señores presidirán la suerte de los ayerbenses.

El 26 de junio de 1709 el rey Felipe V concede a la villa los títulos de NOBLE Y FIDELISIMA, por la colaboración prestada en la guerra de sucesión.
En la guerra de la independencia y posteriores guerras civiles Ayerbe supo soportar atropellos y saqueos que terminaron con la victoria de los vecinos.
A finales del siglo XIX la llegada del ferrocarril hizo de Ayerbe un centro mercantil de primer orden, floreciendo una actividad comercial descomunal. La década de los 70 del siglo XX, con el cierre de la estación internacional de Canfránc, hará que Ayerbe pierda muchos puestos de trabajo y por ello muchos habitantes.
Hoy gran parte de sus residentes se dedican a la agricultura y para otros, que se resisten a salir de aquí, es ciudad dormitorio. Hay un escaso comercio y una progresiva industria de servicios que intenta dar a Ayerbe un enfoque turístico.

1 comentario:

Chan dijo...

Ola:

Soi Chan, de A botiga de Fablans. abotiga.com

Un blog bien pincho iste buestro.

Me permito furtar-tos una foto d'Ayerbe ta ficar-la en http://abotiga.wordpress.com/ y en http://www.facebook.com/event.php?eid=144216022287532#!/event.php?eid=144216022287532 ta la feria de 2010 que se zilebrará o 26 de setiembre.

Esprisions.