miércoles, 27 de mayo de 2009

Inmaculada Casasnovas y el descenso del 2009

(Ta salir do contornillo cal obrir os lapazons,abuchar dende a nabata y mullase os calzons)




LASPUÑA.- El Descenso de Nabatas por el Cinca volvió a reunir en torno al río a numeroso público, concentrado, fundamentalmente, en los puentes de Laspuña y Aínsa. El magnífico caudal y la pericia de los navateros propiciaron un rápido y limpio descenso en el caso de las dos primeras embarcaciones, no sucediendo lo mismo con la tercera plataforma, que sufrió un percance que retrasó en dos horas su llegada.
Las dos primeras navatas en iniciar su periplo aguas abajo en dirección a Aínsa –una de tres "trampos" y otra de dos- emplearon cincuenta minutos en completar los diez kilómetros de distancia que separan estas dos localidades de Sobrarbe. Las navatas de tres "trampos", con una longitud de veintiún metros y ocho tripulantes a bordo en cada una de ellas, dieron vistosidad al descenso, ya que lo frecuente es que se construyan de dos.
Los restantes navateros, nada más tener conocimiento del incidente de la tercera de ellas, acudieron en su ayuda y, después de más de una hora de trabajo en el cauce del río, recompusieron la navata encallada. A las 13,55 minutos, la tercera embarcación hizo su entrada en Aínsa, donde el público que todavía permanecía en el puente dos horas después de arribar las dos primeras navatas les tributó una calurosa ovación.
Numerosas autoridades, entre las que se encontraban la Secretaria de Estado de Educación y Formación, Eva Almunia, y el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, además de la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, siguieron de cerca el descenso. También se pudo ver a representantes de otros partidos como el diputado de CHA Bizén Fuster, el parlamentario nacional del PP Ángel Pintado o el presidente de los populares de Huesca, Antonio Torres.
Un total de veintiún navateros subieron a bordo de las tres plataformas y, a excepción de los que ocupaban la navata accidentada, disfrutaron de un excepcional y rápido descenso, debido al excelente caudal del río. Entre los navateros viajó el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, José Miguel Chéliz, que hizo patente su entusiasmo al finalizar el viaje.
Navateros veteranos, como José Pallaruelo, de Puyarruego, o Domingo Tomás, de Laspuña, siguieron con atención el discurrir de las navatas. Desde que se recuperara esta fiesta, Domingo Tomás sólo ha bajado en una ocasión, en 1984, hace justo veinticinco años. Uno de los primeros navateros aficionados que ha descendido veintiún años seguidos es Ángel Luis Escalona, en otro tiempo alcalde de Laspuña. Los dos ven con mucho agrado cómo las nuevas generaciones están tomando el relevo y la ilusión con la que se emplean.
Antes de iniciarse el descenso, se ofició la misa navatera en la "placha", junto a la orilla del río, dando paso al almuerzo. Aunque cayeron unas gotas, la lluvia, finalmente, no hizo acto de presencia, llenando las navasta y los navateros de colorido y vistosidad las aguas del Cinca.
Inmaculada CASASNOVAS (Diario Alto Aragón)

No hay comentarios:

miércoles, 27 de mayo de 2009

Inmaculada Casasnovas y el descenso del 2009

(Ta salir do contornillo cal obrir os lapazons,abuchar dende a nabata y mullase os calzons)




LASPUÑA.- El Descenso de Nabatas por el Cinca volvió a reunir en torno al río a numeroso público, concentrado, fundamentalmente, en los puentes de Laspuña y Aínsa. El magnífico caudal y la pericia de los navateros propiciaron un rápido y limpio descenso en el caso de las dos primeras embarcaciones, no sucediendo lo mismo con la tercera plataforma, que sufrió un percance que retrasó en dos horas su llegada.
Las dos primeras navatas en iniciar su periplo aguas abajo en dirección a Aínsa –una de tres "trampos" y otra de dos- emplearon cincuenta minutos en completar los diez kilómetros de distancia que separan estas dos localidades de Sobrarbe. Las navatas de tres "trampos", con una longitud de veintiún metros y ocho tripulantes a bordo en cada una de ellas, dieron vistosidad al descenso, ya que lo frecuente es que se construyan de dos.
Los restantes navateros, nada más tener conocimiento del incidente de la tercera de ellas, acudieron en su ayuda y, después de más de una hora de trabajo en el cauce del río, recompusieron la navata encallada. A las 13,55 minutos, la tercera embarcación hizo su entrada en Aínsa, donde el público que todavía permanecía en el puente dos horas después de arribar las dos primeras navatas les tributó una calurosa ovación.
Numerosas autoridades, entre las que se encontraban la Secretaria de Estado de Educación y Formación, Eva Almunia, y el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, además de la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, siguieron de cerca el descenso. También se pudo ver a representantes de otros partidos como el diputado de CHA Bizén Fuster, el parlamentario nacional del PP Ángel Pintado o el presidente de los populares de Huesca, Antonio Torres.
Un total de veintiún navateros subieron a bordo de las tres plataformas y, a excepción de los que ocupaban la navata accidentada, disfrutaron de un excepcional y rápido descenso, debido al excelente caudal del río. Entre los navateros viajó el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, José Miguel Chéliz, que hizo patente su entusiasmo al finalizar el viaje.
Navateros veteranos, como José Pallaruelo, de Puyarruego, o Domingo Tomás, de Laspuña, siguieron con atención el discurrir de las navatas. Desde que se recuperara esta fiesta, Domingo Tomás sólo ha bajado en una ocasión, en 1984, hace justo veinticinco años. Uno de los primeros navateros aficionados que ha descendido veintiún años seguidos es Ángel Luis Escalona, en otro tiempo alcalde de Laspuña. Los dos ven con mucho agrado cómo las nuevas generaciones están tomando el relevo y la ilusión con la que se emplean.
Antes de iniciarse el descenso, se ofició la misa navatera en la "placha", junto a la orilla del río, dando paso al almuerzo. Aunque cayeron unas gotas, la lluvia, finalmente, no hizo acto de presencia, llenando las navasta y los navateros de colorido y vistosidad las aguas del Cinca.
Inmaculada CASASNOVAS (Diario Alto Aragón)

No hay comentarios: