viernes, 9 de abril de 2010

La Comarca Olvidada

¿Somos el culo del mundo?
----------------------------------

NOTA INFORMATIVA DE LA AETS: LA COMARCA OLIVDADA

No deja de sorprendernos que en la era de la tecnología y las comunicaciones en Sobrarbe sigamos sufriendo carencias en servicios básicos. Ahora han sido la luz y el teléfono.En plena Semana Santa, los establecimientos de la zona de Escalona y Laspuña,sufrieron el Viernes, Sábado, Domingo y Lunes continuos cortes de teléfono,provocando graves problemas para éstos, suscitando el descontento entre sus clientes y la pérdida de ventas, en un año especialmente complicado. No se pudieron cobrar determinados servicios al no funcionar el datáfono, ni se pudieron tomar reservas por teléfono. Este hecho provocó que los clientes alojados mostraran su descontento y que aquellos interesados en hacer sus reservas en restaurantes y hoteles, se decantaran por otras zonas, ante la imposibilidad de contactar con los establecimientos. Además, la zona deLaspuña quedó afectada por un corte en el suministro eléctrico durante el sábado por la noche, lo cual ocasionó que la cena se hiciera a la luz de las velas y la oferta gastronómica quedó reducida a los recursos propios de cada establecimiento, dejando platos sin poder elaborar. Muchos de estos clientes,tras la “cena atípica” ni tan siquiera se quedaron a dormir. A esta pérdida de ingresos hay que añadir el sobrecoste en personal, ya que los empleados tuvieron que realizar horas extras para realizar las labores de limpieza y recogida de las cocinas, y que en ciertos establecimientos se alargaron hasta las 02:00 de la mañana. Pero las incidencias en Sobrarbe no se quedaron ahí. En el Valle de Chistau un viejo problema volvió a tomar protagonismo, cuando la noche del viernes Santo se quedaron a oscuras, de nuevo, en pleno horario de cenas. Y otra vez la misma historia: los restaurantes dejaron de servir ciertos platos que ofertan en sus cartas e intentaron compensar las carencias y dificultades del servicio, con improvisación, cariño y mucha resignación. De nuevo se facturó menos en los restaurantes y bares, y se necesitó más tiempo para la realización de las tareas de recogida. Resumiendo, esta situación se tradujo en un aumento de los gastos y una disminución de ingresos. Pero lo más sorprendente de todo es que en la zona de Plan, este fenómeno se produce cada vez que consiguen atraer a un número interesante de visitantes, porque las instalaciones eléctricas del valle están obsoletas e infra-dimensionadas. A día de hoy no tenemos noticias de cuando se producirá la adaptación de estas instalaciones a las demandas del S.XXI, solo nos atrevemos a desear que la solución llegue antes del siguiente apagón. La valoración económica de estos hechos tras consultar a gran parte de los establecimientos afectados, asciende a unos 20.000 euros en la zona de Escalona y Laspuña, y unos 15.000 en el Valle de Chistau, entre la perdida de ventas directas y la pérdida estimada de reservas no atendidas. Puede no parecer mucho para las grandes Compañías, aunque para los pequeños empresarios es la rentabilidad que justifica su apertura. Por supuesto, entendemos que sería pertinente que se contemplara la opción de compensación económica por parte de las compañías suministradoras, pero sobre todo lo que solicitamos, es una explicación y la consecuente toma de medidas para evitar que esto vuelva a ocurrir. Unas medidas que, hasta el momento, nadie nos ha informado de que se estén estudiando. Mientras tanto en Sobrarbe seguiremos intentando desestacionalizar el turismo a pesar detodo, intentando asentar población e intentando compensar con creatividad individual e ilusión la sensación de ser la Comarca Olvidada.

No hay comentarios:

viernes, 9 de abril de 2010

La Comarca Olvidada

¿Somos el culo del mundo?
----------------------------------

NOTA INFORMATIVA DE LA AETS: LA COMARCA OLIVDADA

No deja de sorprendernos que en la era de la tecnología y las comunicaciones en Sobrarbe sigamos sufriendo carencias en servicios básicos. Ahora han sido la luz y el teléfono.En plena Semana Santa, los establecimientos de la zona de Escalona y Laspuña,sufrieron el Viernes, Sábado, Domingo y Lunes continuos cortes de teléfono,provocando graves problemas para éstos, suscitando el descontento entre sus clientes y la pérdida de ventas, en un año especialmente complicado. No se pudieron cobrar determinados servicios al no funcionar el datáfono, ni se pudieron tomar reservas por teléfono. Este hecho provocó que los clientes alojados mostraran su descontento y que aquellos interesados en hacer sus reservas en restaurantes y hoteles, se decantaran por otras zonas, ante la imposibilidad de contactar con los establecimientos. Además, la zona deLaspuña quedó afectada por un corte en el suministro eléctrico durante el sábado por la noche, lo cual ocasionó que la cena se hiciera a la luz de las velas y la oferta gastronómica quedó reducida a los recursos propios de cada establecimiento, dejando platos sin poder elaborar. Muchos de estos clientes,tras la “cena atípica” ni tan siquiera se quedaron a dormir. A esta pérdida de ingresos hay que añadir el sobrecoste en personal, ya que los empleados tuvieron que realizar horas extras para realizar las labores de limpieza y recogida de las cocinas, y que en ciertos establecimientos se alargaron hasta las 02:00 de la mañana. Pero las incidencias en Sobrarbe no se quedaron ahí. En el Valle de Chistau un viejo problema volvió a tomar protagonismo, cuando la noche del viernes Santo se quedaron a oscuras, de nuevo, en pleno horario de cenas. Y otra vez la misma historia: los restaurantes dejaron de servir ciertos platos que ofertan en sus cartas e intentaron compensar las carencias y dificultades del servicio, con improvisación, cariño y mucha resignación. De nuevo se facturó menos en los restaurantes y bares, y se necesitó más tiempo para la realización de las tareas de recogida. Resumiendo, esta situación se tradujo en un aumento de los gastos y una disminución de ingresos. Pero lo más sorprendente de todo es que en la zona de Plan, este fenómeno se produce cada vez que consiguen atraer a un número interesante de visitantes, porque las instalaciones eléctricas del valle están obsoletas e infra-dimensionadas. A día de hoy no tenemos noticias de cuando se producirá la adaptación de estas instalaciones a las demandas del S.XXI, solo nos atrevemos a desear que la solución llegue antes del siguiente apagón. La valoración económica de estos hechos tras consultar a gran parte de los establecimientos afectados, asciende a unos 20.000 euros en la zona de Escalona y Laspuña, y unos 15.000 en el Valle de Chistau, entre la perdida de ventas directas y la pérdida estimada de reservas no atendidas. Puede no parecer mucho para las grandes Compañías, aunque para los pequeños empresarios es la rentabilidad que justifica su apertura. Por supuesto, entendemos que sería pertinente que se contemplara la opción de compensación económica por parte de las compañías suministradoras, pero sobre todo lo que solicitamos, es una explicación y la consecuente toma de medidas para evitar que esto vuelva a ocurrir. Unas medidas que, hasta el momento, nadie nos ha informado de que se estén estudiando. Mientras tanto en Sobrarbe seguiremos intentando desestacionalizar el turismo a pesar detodo, intentando asentar población e intentando compensar con creatividad individual e ilusión la sensación de ser la Comarca Olvidada.

No hay comentarios: