lunes, 25 de octubre de 2010

De Lafortunada a Laspuña caminando.


Sencillo recorrido que se inicia en Lafortunada y transita por el GR 19 hasta la localidad de Laspuña
Distancia: 10 km Duración: 2 h 30 min Desnivel: inapreciable Afortunada (680 m), Bataní (720 m) y Laspuña (710 m) Dificultad: ninguna Épocas: todo el año
.-La excursión transcurre sin apenas desnivel, en paralelo al río Cinca, por su margen izquierda. Se traza sobre un viejo camino de herradura que durante siglos comunicó Bataní con L'espunya, relacionando el valle de Chistau y L"Aínsa. Las bravías aguas del río Cinca nos acompañarán durante toda la travesía; por la otra orilla discurre la carretera. Recorrido grato, sin dificultades, bajo la sombra de extensos y conservados pinares.
El sendero se desarrolla siguiendo las marcas del GR 19. En las proximidades de Badaín, junto a la desembocadura del río Irués en el Cinca, encontraremos un estratégico mirador equipado con una mesa de interpretación. A su llegada a Laspuña el sendero enlaza con la Ruta de los Nabateros, agradable itinerario didáctico jalonado de paneles y mesas informativas.
Para ir a Laspuña deberemos situarnos junto al múltiple poste indicador de senderos ubicado en las cercanías de Badaín, al lado de la carretera que le da acceso. Allí una tablilla del GR 19 nos dirige a atravesar el río Irués por una pasarela peatonal. En la otra orilla desecharemos el sendero PR-HU 138, que conduce a Ceresa por el camino del Trestallo para proseguir por el GR. Nuestro sendero nos traslada por la margen orográfica izquierda del río Irués hasta la desembocadura del citado río en el Cinca, punto donde encontraremos una pequeña área de descanso, el Mirador de Badaín. Desde allí se gira a la izquierda, caminando junto a la orilla del embalse de Laspuña. Tras atravesar el barranco Nuaz y superando un subidor, se alcanza una pista forestal que se toma de frente, en dirección al pantano. Sobrepasada la presa, la pista se hunde en el cauce del río Cinca; a su izquierda continúa el camino entre una densa vegetación: avellanos, cerezos silvestres, viburnos, arces, pinos y quejigos nos flanquean el paso.
En aproximadamente un kilómetro, el umbrío sendero desemboca en una gran lastra rocosa junto al río. Al final de ésta, una vieja trocha abierta en el boscaje progresa, elude una variante ascendente a la izquierda y de forma llaneante llega a la altura del Hospital de Tella, asentado en la otra orilla del Cinca. Un inestable deslizamiento de ladera es salvado por medio de escalones de madera. Poco después, la trocha termina en el barranco Guaz, dando paso a un sendero que se adentra en el cerrado pinar de Pallaruelo.
Nuestro camino discurre siempre cerca del cauce del río, progresa bajo una cornisa donde se enraizan plantas rupícolas y algún curioso madroño, elude un viejo sendero que se adentra en el bosque, cruza varios barrancos y enlaza con una pista agrícola a la altura del Mesón de Puértolas. Rápidamente empalma con una pista en mejor estado que nos proporciona excelentes vistas de Peña Montañesa y Peña Solano. A continuación, desciende a buscar el lecho pedregoso del barranco Zenero y prosigue entre campos y el río, uniéndose con otra pista de menor categoría. Tras superar un morrón rocoso por medio de una revuelta, se cruza un brazo seco del Cinca, continuando por un islote de grava alargado. La pista cruza de nuevo el ramal sin agua del río y vadea los barrancos de Biembro y Paliecho. Más adelante discurre por la partida agrícola del Atadero y desemboca junto al puente carretero sobre el Cinca, en las proximidades de la Central Hidroeléctrica de Laspuña. Allí se toma la Ruta de los Nabateros con dirección a Laspuña, desechando el PR-HU 40 que va a Escalona, sobrepuesto a la citada ruta. Se continúa subiendo por la carretera, cruzando el barranco de los Canaluzos en cerrada curva. Poco más adelante proseguiremos por un camino encementado que, hacia la izquierda y entre huertos y campos, nos conducirá primero a los antiguos lavaderos y más adelante frente a la iglesia de Laspuña.

Texto extraído del libro: "Paseos y excursiones por el Pirineo aragonés. Bielsa y Tella-Sin. Senderos señalizados por el Alto Cinca" Editorial: Prames

No hay comentarios:

lunes, 25 de octubre de 2010

De Lafortunada a Laspuña caminando.


Sencillo recorrido que se inicia en Lafortunada y transita por el GR 19 hasta la localidad de Laspuña
Distancia: 10 km Duración: 2 h 30 min Desnivel: inapreciable Afortunada (680 m), Bataní (720 m) y Laspuña (710 m) Dificultad: ninguna Épocas: todo el año
.-La excursión transcurre sin apenas desnivel, en paralelo al río Cinca, por su margen izquierda. Se traza sobre un viejo camino de herradura que durante siglos comunicó Bataní con L'espunya, relacionando el valle de Chistau y L"Aínsa. Las bravías aguas del río Cinca nos acompañarán durante toda la travesía; por la otra orilla discurre la carretera. Recorrido grato, sin dificultades, bajo la sombra de extensos y conservados pinares.
El sendero se desarrolla siguiendo las marcas del GR 19. En las proximidades de Badaín, junto a la desembocadura del río Irués en el Cinca, encontraremos un estratégico mirador equipado con una mesa de interpretación. A su llegada a Laspuña el sendero enlaza con la Ruta de los Nabateros, agradable itinerario didáctico jalonado de paneles y mesas informativas.
Para ir a Laspuña deberemos situarnos junto al múltiple poste indicador de senderos ubicado en las cercanías de Badaín, al lado de la carretera que le da acceso. Allí una tablilla del GR 19 nos dirige a atravesar el río Irués por una pasarela peatonal. En la otra orilla desecharemos el sendero PR-HU 138, que conduce a Ceresa por el camino del Trestallo para proseguir por el GR. Nuestro sendero nos traslada por la margen orográfica izquierda del río Irués hasta la desembocadura del citado río en el Cinca, punto donde encontraremos una pequeña área de descanso, el Mirador de Badaín. Desde allí se gira a la izquierda, caminando junto a la orilla del embalse de Laspuña. Tras atravesar el barranco Nuaz y superando un subidor, se alcanza una pista forestal que se toma de frente, en dirección al pantano. Sobrepasada la presa, la pista se hunde en el cauce del río Cinca; a su izquierda continúa el camino entre una densa vegetación: avellanos, cerezos silvestres, viburnos, arces, pinos y quejigos nos flanquean el paso.
En aproximadamente un kilómetro, el umbrío sendero desemboca en una gran lastra rocosa junto al río. Al final de ésta, una vieja trocha abierta en el boscaje progresa, elude una variante ascendente a la izquierda y de forma llaneante llega a la altura del Hospital de Tella, asentado en la otra orilla del Cinca. Un inestable deslizamiento de ladera es salvado por medio de escalones de madera. Poco después, la trocha termina en el barranco Guaz, dando paso a un sendero que se adentra en el cerrado pinar de Pallaruelo.
Nuestro camino discurre siempre cerca del cauce del río, progresa bajo una cornisa donde se enraizan plantas rupícolas y algún curioso madroño, elude un viejo sendero que se adentra en el bosque, cruza varios barrancos y enlaza con una pista agrícola a la altura del Mesón de Puértolas. Rápidamente empalma con una pista en mejor estado que nos proporciona excelentes vistas de Peña Montañesa y Peña Solano. A continuación, desciende a buscar el lecho pedregoso del barranco Zenero y prosigue entre campos y el río, uniéndose con otra pista de menor categoría. Tras superar un morrón rocoso por medio de una revuelta, se cruza un brazo seco del Cinca, continuando por un islote de grava alargado. La pista cruza de nuevo el ramal sin agua del río y vadea los barrancos de Biembro y Paliecho. Más adelante discurre por la partida agrícola del Atadero y desemboca junto al puente carretero sobre el Cinca, en las proximidades de la Central Hidroeléctrica de Laspuña. Allí se toma la Ruta de los Nabateros con dirección a Laspuña, desechando el PR-HU 40 que va a Escalona, sobrepuesto a la citada ruta. Se continúa subiendo por la carretera, cruzando el barranco de los Canaluzos en cerrada curva. Poco más adelante proseguiremos por un camino encementado que, hacia la izquierda y entre huertos y campos, nos conducirá primero a los antiguos lavaderos y más adelante frente a la iglesia de Laspuña.

Texto extraído del libro: "Paseos y excursiones por el Pirineo aragonés. Bielsa y Tella-Sin. Senderos señalizados por el Alto Cinca" Editorial: Prames

No hay comentarios: