miércoles, 1 de junio de 2011

CARTA DE DESPEDIDA (por Antonio Belzuz)


Queridos vecinos:

Se acaban de cumplir tres legislaturas en las que he tenido el honor y el privilegio de ser vuestro Alcalde y de representar a nuestro municipio durante los últimos doce años. Pasado este tiempo quiero dirigirme por escrito a todos vosotros con la garantía de que mis palabras os van a llegar a todos.

En primer lugar quiero manifestar ante vosotros la enorme satisfacción que ha supuesto para mí el hecho de que las cuatro veces en las que he formado parte de candidaturas municipales haya recibido vuestro apoyo mayoritario. Y especialmente en las tres últimas como candidato a la Alcaldía. Difícil de expresar el sentimiento que vuestro apoyo ha significado para mí. En democracia el gobierno lo pone el pueblo; el pueblo es el único “tribunal” que juzga la labor del gobierno. Por lo tanto nunca podré olvidar vuestro apoyo y la confianza que habéis depositado en mí y en nuestro equipo.

En segundo lugar también os transmito mi más profundo agradecimiento por el apoyo y por el ánimo recibido día a día por muchos de vosotros. Apoyo directo de las personas que han formado equipo de gobierno conmigo dentro del Ayuntamiento y apoyo indirecto de todos los que habéis participado y colaborado desde fuera con la labor de gobierno municipal. Y también a todos los que habéis ofrecido vuestra colaboración voluntaria y desinteresada en muchas ocasiones para determinadas tareas municipales.

Mi “campaña electoral” ha durado doce años; día a día, hora a hora, minuto a minuto, mi único objetivo ha sido mi servicio y mi dedicación en la medida de mis posibilidades al municipio y a vosotros. Mi libertad y mi independencia, así como la de mis colaboradores, han contribuido a llevar el cargo con honor y con dignidad. A nadie hemos debido nada ni ante nadie hemos tenido que bajar la cabeza.

En 1999, cuando accedimos al Ayuntamiento, Laspuña era un pueblo moribundo, apático, rutinario, sin aspiraciones ni grandes esperanzas de futuro. Nuestra labor no era fácil. Pusimos muy alto el listón para llegar lo más lejos posible. Nuestros doce años de gobierno municipal no han sido fáciles, ni mucho menos. Nuestro recorrido ha estado plagado de obstáculos. A veces colocados desde dentro y a veces desde fuera. El apoyo del Gobierno de Aragón, fundamental para un municipio, ha sido nulo. Pero hemos puesto en práctica de forma continua el poema de Juan Agustín Goytisolo, Palabras para Julia, musicado por Paco Ibáñez en los años 70: “Nunca te entregues ni te apartes / junto al camino nunca digas / no puedo más y aquí me quedo”

Hemos intentado aprovechar nuestras oportunidades y ha quedado muy evidente que no sólo se puede depender de la subvención; que la gestión y la administración son más importantes y fundamentales. También hemos tenido en cuenta, los consejos de nuestro rey aragonés Fernando el Católico a su yerno Felipe: “La autoridad ni se exhibe ni se exagera; se ejerce sin más cuando se tiene. Y gobernar no es mandar, es administrar, que es cosa bien distinta, y eso es colocar con juicio los recursos de los que se dispone”.

Y hoy Laspuña es un pueblo vivo. Más grande, con más población, con más niños en la escuela, con las actividades económicas asentadas o ampliadas, con la creación de algunas nuevas empresas. Con nuevas familias viviendo entre nosotros, algunas de ellas formadas por jóvenes del municipio. Y sobre todo con futuro, con perspectivas optimistas.

Hemos intentado en doce años hacer muchas cosas para beneficio y disfrute de todos vosotros. Pero hay tres obras que me satisfacen plenamente. La traída del agua de la Canal del Agua a Ceresa, el sueño de las generaciones que nos han precedido y que va a permitir la futura puesta en marcha de cualquier tipo de proyecto en las tierras hoy de cultivo de todo el término municipal, la remodelación del Consultorio Médico para que todos los vecinos que hacéis uso de él podáis esperar y ser atendidos en condiciones dignas y razonables y la construcción de la rampa para bajar a la Iglesia porque todas las personas que accedéis a ella merecéis el máximo respeto y ahora ya se puede bajar con menores dificultades y con menos riesgos.

Hemos intentado tratar a todos los vecinos por igual y hemos gobernado para todos. Soy consciente de que la aplicación de la Ley, en ocasiones ha creado problemas y retraso en algunos expedientes. Pero os garantizo que ha sido igual para todos. Hemos estado abiertos a todos los que habéis querido dirigiros a mí o a mi equipo con espíritu constructivo. Hemos escuchado vuestras propuestas, sugerencias quejas o desacuerdos y se han atendido en la medida de lo posible.

Desde el primer día, todas nuestras decisiones y las actas de nuestros Plenos han quedado publicadas a lo largo de los 23 números del Boletín Informativo Municipal. Y hoy queda constancia pública de todo ello en la web del Ayuntamiento de Laspuña www.laspuna.es

Entramos en el Ayuntamiento sin aspavientos ni estridencias. Y así nos vamos. En silencio, con la cabeza alta, la conciencia tranquila y las manos limpias y vacías como cuando entramos y sobre todo con la gratificante sensación del deber cumplido.

Por las generaciones futuras, espero y deseo lo mejor para nuestro pueblo. También os pido el máximo apoyo y respeto para el nuevo Ayuntamiento que ha de marcar la línea que ha de seguir el municipio.

Gracias de nuevo a todos vosotros y no ya como Alcalde, pero como vecino y amigo, siempre me tendréis a vuestra disposición.

¡Hasta siempre!

En Laspuña, a 26 de Mayo de 2011

Antonio Belzuz

No hay comentarios:

miércoles, 1 de junio de 2011

CARTA DE DESPEDIDA (por Antonio Belzuz)


Queridos vecinos:

Se acaban de cumplir tres legislaturas en las que he tenido el honor y el privilegio de ser vuestro Alcalde y de representar a nuestro municipio durante los últimos doce años. Pasado este tiempo quiero dirigirme por escrito a todos vosotros con la garantía de que mis palabras os van a llegar a todos.

En primer lugar quiero manifestar ante vosotros la enorme satisfacción que ha supuesto para mí el hecho de que las cuatro veces en las que he formado parte de candidaturas municipales haya recibido vuestro apoyo mayoritario. Y especialmente en las tres últimas como candidato a la Alcaldía. Difícil de expresar el sentimiento que vuestro apoyo ha significado para mí. En democracia el gobierno lo pone el pueblo; el pueblo es el único “tribunal” que juzga la labor del gobierno. Por lo tanto nunca podré olvidar vuestro apoyo y la confianza que habéis depositado en mí y en nuestro equipo.

En segundo lugar también os transmito mi más profundo agradecimiento por el apoyo y por el ánimo recibido día a día por muchos de vosotros. Apoyo directo de las personas que han formado equipo de gobierno conmigo dentro del Ayuntamiento y apoyo indirecto de todos los que habéis participado y colaborado desde fuera con la labor de gobierno municipal. Y también a todos los que habéis ofrecido vuestra colaboración voluntaria y desinteresada en muchas ocasiones para determinadas tareas municipales.

Mi “campaña electoral” ha durado doce años; día a día, hora a hora, minuto a minuto, mi único objetivo ha sido mi servicio y mi dedicación en la medida de mis posibilidades al municipio y a vosotros. Mi libertad y mi independencia, así como la de mis colaboradores, han contribuido a llevar el cargo con honor y con dignidad. A nadie hemos debido nada ni ante nadie hemos tenido que bajar la cabeza.

En 1999, cuando accedimos al Ayuntamiento, Laspuña era un pueblo moribundo, apático, rutinario, sin aspiraciones ni grandes esperanzas de futuro. Nuestra labor no era fácil. Pusimos muy alto el listón para llegar lo más lejos posible. Nuestros doce años de gobierno municipal no han sido fáciles, ni mucho menos. Nuestro recorrido ha estado plagado de obstáculos. A veces colocados desde dentro y a veces desde fuera. El apoyo del Gobierno de Aragón, fundamental para un municipio, ha sido nulo. Pero hemos puesto en práctica de forma continua el poema de Juan Agustín Goytisolo, Palabras para Julia, musicado por Paco Ibáñez en los años 70: “Nunca te entregues ni te apartes / junto al camino nunca digas / no puedo más y aquí me quedo”

Hemos intentado aprovechar nuestras oportunidades y ha quedado muy evidente que no sólo se puede depender de la subvención; que la gestión y la administración son más importantes y fundamentales. También hemos tenido en cuenta, los consejos de nuestro rey aragonés Fernando el Católico a su yerno Felipe: “La autoridad ni se exhibe ni se exagera; se ejerce sin más cuando se tiene. Y gobernar no es mandar, es administrar, que es cosa bien distinta, y eso es colocar con juicio los recursos de los que se dispone”.

Y hoy Laspuña es un pueblo vivo. Más grande, con más población, con más niños en la escuela, con las actividades económicas asentadas o ampliadas, con la creación de algunas nuevas empresas. Con nuevas familias viviendo entre nosotros, algunas de ellas formadas por jóvenes del municipio. Y sobre todo con futuro, con perspectivas optimistas.

Hemos intentado en doce años hacer muchas cosas para beneficio y disfrute de todos vosotros. Pero hay tres obras que me satisfacen plenamente. La traída del agua de la Canal del Agua a Ceresa, el sueño de las generaciones que nos han precedido y que va a permitir la futura puesta en marcha de cualquier tipo de proyecto en las tierras hoy de cultivo de todo el término municipal, la remodelación del Consultorio Médico para que todos los vecinos que hacéis uso de él podáis esperar y ser atendidos en condiciones dignas y razonables y la construcción de la rampa para bajar a la Iglesia porque todas las personas que accedéis a ella merecéis el máximo respeto y ahora ya se puede bajar con menores dificultades y con menos riesgos.

Hemos intentado tratar a todos los vecinos por igual y hemos gobernado para todos. Soy consciente de que la aplicación de la Ley, en ocasiones ha creado problemas y retraso en algunos expedientes. Pero os garantizo que ha sido igual para todos. Hemos estado abiertos a todos los que habéis querido dirigiros a mí o a mi equipo con espíritu constructivo. Hemos escuchado vuestras propuestas, sugerencias quejas o desacuerdos y se han atendido en la medida de lo posible.

Desde el primer día, todas nuestras decisiones y las actas de nuestros Plenos han quedado publicadas a lo largo de los 23 números del Boletín Informativo Municipal. Y hoy queda constancia pública de todo ello en la web del Ayuntamiento de Laspuña www.laspuna.es

Entramos en el Ayuntamiento sin aspavientos ni estridencias. Y así nos vamos. En silencio, con la cabeza alta, la conciencia tranquila y las manos limpias y vacías como cuando entramos y sobre todo con la gratificante sensación del deber cumplido.

Por las generaciones futuras, espero y deseo lo mejor para nuestro pueblo. También os pido el máximo apoyo y respeto para el nuevo Ayuntamiento que ha de marcar la línea que ha de seguir el municipio.

Gracias de nuevo a todos vosotros y no ya como Alcalde, pero como vecino y amigo, siempre me tendréis a vuestra disposición.

¡Hasta siempre!

En Laspuña, a 26 de Mayo de 2011

Antonio Belzuz

No hay comentarios: