domingo, 22 de abril de 2012

San Chorche "Nabatero"








"Noticia de Heraldo.es ENLACE"


Los miembros de la Asociación de Nabateros de La Galliguera celebrarán el día de San Jorge con un nuevo descenso desde la localidad de Murillo de Gállego hasta Santa Eulalia, y en el marco del décimo aniversario de las Jornadas por el Río Gállego. Coincidiendo además con esta celebración, realizarán este año el recorrido entre ambas poblaciones, en lugar de una, dos de estas embarcaciones tradicionales elaboradas con troncos y que se utilizaban antiguamente en la provincia para transportar la madera desde la montaña al llano aprovechando las corrientes fluviales.

El recorrido de este año promete ser espectacular, ya que las aguas del Gállego estarán aguardando a los nabateros con toda su bravura. “Tenemos la gran suerte de que la comunidad de regantes de La Peña vaya a realizar una suelta de aguas de aproximadamente 30 metros cúbicos por segundo, de forma que tendremos caudal suficiente para realizar el descenso y salvar el río sin chocar con las piedras”, comenta Fermín Ortas, presidente de la asociación de Nabateros.

El proceso de construcción de las embarcaciones puede seguirse en vivo a lo largo de las jornadas del sábado y el domingo en Murillo de Gállego, a la orilla del río. Está previsto que zarpen de esta localidad a las 11.00 del lunes 23 de abril, para llegar al puente de Santa Eulalia de Gállego sobre las 13.00. Durante el recorrido, los nabateros tendrán que demostrar así su destreza en el manejo de las embarcaciones, sobre una corriente embravecida que no siempre estará de su parte. “Una vez que arrancas en el río ya no tienes freno ni dirección. Tienes que estar muy atento tanto con los remos delanteros como los traseros de la embarcación, que miden 7 metros de largo, para coger los giros del río sin pegar en los laterales, evitar las piedras y no quedarte enganchado en el cauce en algunos tramos”, explica Ortas.

De ‘la lavadora’ al ‘pontaz’

La adrenalina se dispara así en la primera parte del recorrido, tras la salida desde Murillo y con la llegada al paso conocido por las empresas de deporte de aventura como ‘la lavadora’, frente al núcleo de Morán, ya que como subraya el portavoz de los nabateros, “es como si fueras a meter la ropa en la lavadora de casa”. Antes de llegar al punto de destino es preciso esquivar también el ‘pontaz’, un bloque de hormigón colocado en medio del río, cerca ya del puente de Santa Eulalia. “Hay que estar atento a la jugada porque si no, te quedas ahí enganchado”, asegura Fermín Ortas.

Otros años suelen unirse a esta aventura un total de 9 almadieros. Este año, Ortas espera que sean entre 12 y 14 entre las dos embarcaciones. Como novedad, participará además en esta aventura una nueva nabatera, que se unirá a la que era hasta el momento su única compañera dentro de un equipo mayoritariamente masculino. La asociación está formada, por otra parte, cerca de 40 socios y cuentan además cada año con la colaboración de los nabateros de Sobrarbe. 

Tras el descenso habrá además una comida popular que se celebrará en Biscarrués. “Ponemos siempre muchas ganas e ilusión en este día, ya que se trata también de realizar una defensa de esta zona, para nosotros, privilegiada. Cuando se sale de Murillo pueden verse los mallos de Riglos al fondo, la ribera está rodeada de vegetación y estamos tan solo a media hora de Huesca”, afirmó el portavoz de los nabateros.

No hay comentarios:

domingo, 22 de abril de 2012

San Chorche "Nabatero"








"Noticia de Heraldo.es ENLACE"


Los miembros de la Asociación de Nabateros de La Galliguera celebrarán el día de San Jorge con un nuevo descenso desde la localidad de Murillo de Gállego hasta Santa Eulalia, y en el marco del décimo aniversario de las Jornadas por el Río Gállego. Coincidiendo además con esta celebración, realizarán este año el recorrido entre ambas poblaciones, en lugar de una, dos de estas embarcaciones tradicionales elaboradas con troncos y que se utilizaban antiguamente en la provincia para transportar la madera desde la montaña al llano aprovechando las corrientes fluviales.

El recorrido de este año promete ser espectacular, ya que las aguas del Gállego estarán aguardando a los nabateros con toda su bravura. “Tenemos la gran suerte de que la comunidad de regantes de La Peña vaya a realizar una suelta de aguas de aproximadamente 30 metros cúbicos por segundo, de forma que tendremos caudal suficiente para realizar el descenso y salvar el río sin chocar con las piedras”, comenta Fermín Ortas, presidente de la asociación de Nabateros.

El proceso de construcción de las embarcaciones puede seguirse en vivo a lo largo de las jornadas del sábado y el domingo en Murillo de Gállego, a la orilla del río. Está previsto que zarpen de esta localidad a las 11.00 del lunes 23 de abril, para llegar al puente de Santa Eulalia de Gállego sobre las 13.00. Durante el recorrido, los nabateros tendrán que demostrar así su destreza en el manejo de las embarcaciones, sobre una corriente embravecida que no siempre estará de su parte. “Una vez que arrancas en el río ya no tienes freno ni dirección. Tienes que estar muy atento tanto con los remos delanteros como los traseros de la embarcación, que miden 7 metros de largo, para coger los giros del río sin pegar en los laterales, evitar las piedras y no quedarte enganchado en el cauce en algunos tramos”, explica Ortas.

De ‘la lavadora’ al ‘pontaz’

La adrenalina se dispara así en la primera parte del recorrido, tras la salida desde Murillo y con la llegada al paso conocido por las empresas de deporte de aventura como ‘la lavadora’, frente al núcleo de Morán, ya que como subraya el portavoz de los nabateros, “es como si fueras a meter la ropa en la lavadora de casa”. Antes de llegar al punto de destino es preciso esquivar también el ‘pontaz’, un bloque de hormigón colocado en medio del río, cerca ya del puente de Santa Eulalia. “Hay que estar atento a la jugada porque si no, te quedas ahí enganchado”, asegura Fermín Ortas.

Otros años suelen unirse a esta aventura un total de 9 almadieros. Este año, Ortas espera que sean entre 12 y 14 entre las dos embarcaciones. Como novedad, participará además en esta aventura una nueva nabatera, que se unirá a la que era hasta el momento su única compañera dentro de un equipo mayoritariamente masculino. La asociación está formada, por otra parte, cerca de 40 socios y cuentan además cada año con la colaboración de los nabateros de Sobrarbe. 

Tras el descenso habrá además una comida popular que se celebrará en Biscarrués. “Ponemos siempre muchas ganas e ilusión en este día, ya que se trata también de realizar una defensa de esta zona, para nosotros, privilegiada. Cuando se sale de Murillo pueden verse los mallos de Riglos al fondo, la ribera está rodeada de vegetación y estamos tan solo a media hora de Huesca”, afirmó el portavoz de los nabateros.

No hay comentarios: