jueves, 25 de abril de 2013

Nabatas en San Jorge (Rio Gallego)


El río Gállego volvía a vivir el descenso de las nabatas en San Jorge

Esta actividad trata de que no se olvide el trabajo de los nabateros

Texto completo de la noticia de Radiohuesca.com
"La actividad de descenso de las nabatas se celebraba este martes de San Jorge, y comenzaba con una explicación del proceso de construcción de estas barcas hechas con troncos. Primero salió la nabata de dos trampos conducida por 2 chicos, y un chico de la Galliguera, y Francisco Fraguas como invitado; y después la de tres trampos con 4 nabateros y una nabatera de la Galliguera, y Luis Solana como invitado.
Ha sido un descenso limpio y rápido, con muchos aplausos del numeroso público asistente cuando han pasado con una diferencia de diez minutos por el puente de Murillo de Gállego. La luz iluminaba el río que estaba radiante y la llegada ha sido muy emocionante. Los rápidos tenían elevadas olas que hacían el descenso muy interesante. Los nabateros se han empleado a fondo para tener un resultado muy vistoso.
Esta tradición de las nabatas se ha declarado bien de interés cultural inmaterial y se está consolidando como un importante atractivo cultural y turístico en la comarca de la Hoya de Huesca-Plana de Uesca. El descenso se realizaba por el río Gállego, el Flumen Gallorum, un río que ha sido históricamente una senda de agua para almadías o nabatas.
Durante siglos los nabateros o almadieros de La Galliguera transportaron madera por el río llevándola, desde los bosques del Pirineo y San Juan de la Peña, a los pueblos y ciudades del llano, donde se vendía para la construcción de casas, o incluso hasta el mar, por el Ebro, para hacer barcos.
Con el agua del deshielo se bajaban los troncos, atándolos y formando unas plataformas llamadas almadías o nabatas, que eran dirigidas por los almadieros con largos remos. Dejaron de navegar por el Gállego en la primera década del siglo XX, tanto por la construcción del Embalse de La Peña como por la llegada del ferrocarril, que permitía un transporte más rápido y cómodo.
Las nabatas se han recuperado casi un siglo después y ahora su finalidad es luchar contra la construcción del pantano de Biscarrués."

No hay comentarios:

jueves, 25 de abril de 2013

Nabatas en San Jorge (Rio Gallego)


El río Gállego volvía a vivir el descenso de las nabatas en San Jorge

Esta actividad trata de que no se olvide el trabajo de los nabateros

Texto completo de la noticia de Radiohuesca.com
"La actividad de descenso de las nabatas se celebraba este martes de San Jorge, y comenzaba con una explicación del proceso de construcción de estas barcas hechas con troncos. Primero salió la nabata de dos trampos conducida por 2 chicos, y un chico de la Galliguera, y Francisco Fraguas como invitado; y después la de tres trampos con 4 nabateros y una nabatera de la Galliguera, y Luis Solana como invitado.
Ha sido un descenso limpio y rápido, con muchos aplausos del numeroso público asistente cuando han pasado con una diferencia de diez minutos por el puente de Murillo de Gállego. La luz iluminaba el río que estaba radiante y la llegada ha sido muy emocionante. Los rápidos tenían elevadas olas que hacían el descenso muy interesante. Los nabateros se han empleado a fondo para tener un resultado muy vistoso.
Esta tradición de las nabatas se ha declarado bien de interés cultural inmaterial y se está consolidando como un importante atractivo cultural y turístico en la comarca de la Hoya de Huesca-Plana de Uesca. El descenso se realizaba por el río Gállego, el Flumen Gallorum, un río que ha sido históricamente una senda de agua para almadías o nabatas.
Durante siglos los nabateros o almadieros de La Galliguera transportaron madera por el río llevándola, desde los bosques del Pirineo y San Juan de la Peña, a los pueblos y ciudades del llano, donde se vendía para la construcción de casas, o incluso hasta el mar, por el Ebro, para hacer barcos.
Con el agua del deshielo se bajaban los troncos, atándolos y formando unas plataformas llamadas almadías o nabatas, que eran dirigidas por los almadieros con largos remos. Dejaron de navegar por el Gállego en la primera década del siglo XX, tanto por la construcción del Embalse de La Peña como por la llegada del ferrocarril, que permitía un transporte más rápido y cómodo.
Las nabatas se han recuperado casi un siglo después y ahora su finalidad es luchar contra la construcción del pantano de Biscarrués."

No hay comentarios: