martes, 28 de mayo de 2013

Lupercio


Lupercio Latrás o de Latrás, nacido en el Valle de Hecho (Huesca) en 1555, y fallecido en la ciudad de Segovia, en (Castilla y León) en 1590) fue un bandolero, espía y contrabandista aragonés durante la segunda mitad del siglo XVI.

Siendo hijo segundo del Pedro Latrás, señor de Latrás y María de Mur,fue desde su juventud objeto de acusaciones de notables fechorías y crímenes. En el año 1579 fue acusado de instigar las alteraciones que se produjeron en el pueblo de Echo, que culminaron con el asesinato de algunas personas del lugar. Se le impuso como consecuencia una condena a pena de muerte, cuyo cumplimiento fue suspendido debido a la insistencia de su hermano, hasta que en 1583 le fue conmutada la pena a cambio de aceptar el ingreso en los Tercios, siendo destinado a Sicilia.

Entre ambas fechas, el joven Lupercio Latrás ya efectuaba sus correrías por los valles del Pirineo y por el Somontano.
Así, en el año 1580, apareció ante Aínsa al mando de una cuadrilla de 50 hombres, logrando apoderarse con ardides del castillo de Aínsa.
Sin embargo, al parecer se le esperaba, ese mismo año de 1587 en Lisboa, donde presumiblemente debería incorporarse a los Tercios con destino a la invasión de Inglaterra, en la Grande y Felicísima Armada, a la que se incorporó con retraso, siendo arrestado en enero de 1588 en casa del almirante don Álvaro de Bazán.
El hecho de haber ingresado en el Ejército le mantuvo al margen de la comisión de nuevos delitos, pero el año 1588, tras el estallido de la Guerra de Ribagorza,4desertó de las tropas reales para unirse al Ejército del conde de Ribagorza, Fernando II de Ribagorza (también conocido como Fernando de Gurrea), enfrentándose así a la baja nobleza aragonesa, a los infanzones locales y al propio poder real.
Lupercio Latrás participó igualmente en las luchas contra la minoría morisca en Aragón, (las llamada Guerra de Montañeses y Moriscos) tomando parte activa en el arrasamiento de lugares habitados por dicha minoría, como Codo o Pina de Ebro, en abril de 1588. Tras haber sido rechazados en Sástago, entraron en Quinto, donde había una nutrida colonia de conversos desde el Islam, y sus hombres se entregaron al saqueo y la matanza, en la que pudo haber hasta 300 muertos:
... y así comenzaron a ir en busca de la propia suerte, que si fueran a caza, no perdonando a nadie, ni a mujeres, ni a niños aunque fueran de teta, que quitándolos de los pechos de las madres, a cual tomándolos de los pies le daban calabazadas por las paredes; y de los grandes a los que cogían, desnudabanles en cueros vivos, traían a la plaza, que estaba llena de cuerpos muertos, y allí, probándose a quien darían mayor golpe, les daban terribles cuchilladas; otros echándoles por las ventanas morían reventados; ...
En esta guerra, Lupercio Latrás tuvo un papel destacado, participando en numerosos hechos de armas. Así, participó en la conquista de Benabarre para las tropas del conde de Ribagorza, aunque fue derrotado en Tolva.Igualmente, junto a los miembros de su cuadrilla de bandoleros, intentó en mayo de 1588 apoderarse de la ciudad de Barbastro, con lo que los barbastrenses pidieron ayuda a los pueblos vecinos, derrotando a los hombres de Lupercio en la zona de Loporzano.
Actuó igualmente como espía en Francia e Inglaterra al servicio de Felipe II.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mira si encuentras documentos sobre SUPERIO DE PUERTOLAS. un maño socarron.
Mariano

martes, 28 de mayo de 2013

Lupercio


Lupercio Latrás o de Latrás, nacido en el Valle de Hecho (Huesca) en 1555, y fallecido en la ciudad de Segovia, en (Castilla y León) en 1590) fue un bandolero, espía y contrabandista aragonés durante la segunda mitad del siglo XVI.

Siendo hijo segundo del Pedro Latrás, señor de Latrás y María de Mur,fue desde su juventud objeto de acusaciones de notables fechorías y crímenes. En el año 1579 fue acusado de instigar las alteraciones que se produjeron en el pueblo de Echo, que culminaron con el asesinato de algunas personas del lugar. Se le impuso como consecuencia una condena a pena de muerte, cuyo cumplimiento fue suspendido debido a la insistencia de su hermano, hasta que en 1583 le fue conmutada la pena a cambio de aceptar el ingreso en los Tercios, siendo destinado a Sicilia.

Entre ambas fechas, el joven Lupercio Latrás ya efectuaba sus correrías por los valles del Pirineo y por el Somontano.
Así, en el año 1580, apareció ante Aínsa al mando de una cuadrilla de 50 hombres, logrando apoderarse con ardides del castillo de Aínsa.
Sin embargo, al parecer se le esperaba, ese mismo año de 1587 en Lisboa, donde presumiblemente debería incorporarse a los Tercios con destino a la invasión de Inglaterra, en la Grande y Felicísima Armada, a la que se incorporó con retraso, siendo arrestado en enero de 1588 en casa del almirante don Álvaro de Bazán.
El hecho de haber ingresado en el Ejército le mantuvo al margen de la comisión de nuevos delitos, pero el año 1588, tras el estallido de la Guerra de Ribagorza,4desertó de las tropas reales para unirse al Ejército del conde de Ribagorza, Fernando II de Ribagorza (también conocido como Fernando de Gurrea), enfrentándose así a la baja nobleza aragonesa, a los infanzones locales y al propio poder real.
Lupercio Latrás participó igualmente en las luchas contra la minoría morisca en Aragón, (las llamada Guerra de Montañeses y Moriscos) tomando parte activa en el arrasamiento de lugares habitados por dicha minoría, como Codo o Pina de Ebro, en abril de 1588. Tras haber sido rechazados en Sástago, entraron en Quinto, donde había una nutrida colonia de conversos desde el Islam, y sus hombres se entregaron al saqueo y la matanza, en la que pudo haber hasta 300 muertos:
... y así comenzaron a ir en busca de la propia suerte, que si fueran a caza, no perdonando a nadie, ni a mujeres, ni a niños aunque fueran de teta, que quitándolos de los pechos de las madres, a cual tomándolos de los pies le daban calabazadas por las paredes; y de los grandes a los que cogían, desnudabanles en cueros vivos, traían a la plaza, que estaba llena de cuerpos muertos, y allí, probándose a quien darían mayor golpe, les daban terribles cuchilladas; otros echándoles por las ventanas morían reventados; ...
En esta guerra, Lupercio Latrás tuvo un papel destacado, participando en numerosos hechos de armas. Así, participó en la conquista de Benabarre para las tropas del conde de Ribagorza, aunque fue derrotado en Tolva.Igualmente, junto a los miembros de su cuadrilla de bandoleros, intentó en mayo de 1588 apoderarse de la ciudad de Barbastro, con lo que los barbastrenses pidieron ayuda a los pueblos vecinos, derrotando a los hombres de Lupercio en la zona de Loporzano.
Actuó igualmente como espía en Francia e Inglaterra al servicio de Felipe II.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mira si encuentras documentos sobre SUPERIO DE PUERTOLAS. un maño socarron.
Mariano