viernes, 13 de septiembre de 2013

La convivencia vecinal



No tos ixuplidez que en caso de prezisar l'aduya de belun,
 o primero que t'alcuentras al salir de casa ye a puerta do tuyo bezin.

Todas las personas que vivimos en un municipio asumimos la condición de vecino o vecina, algo que implica una serie de derechos y obligaciones respecto al resto del vecindario. Son costumbres y normas que permiten una mejor calidad de vida, basada en la convivencia entre las persones y la cohesión social.
La convivencia vecinal se basa en valores como  la solidaridad, el respeto, la responsabilidad mutua y la cooperación. El ejercicio de estos valores favorece el sentido de pertenecer a la comunidad y ser considerado miembro de ella. Son también la base del civismo), que se puede entender como el conjunto de cualidades (actitudes y comportamientos) que permiten a los ciudadanos y ciudadanas vivir en comunidad, respetando y aceptando siempre las reglas del juego de la democracia y los derechos fundamentales.
Así pues, la vida en sociedad comporta una serie de derechos y deberes. Conocerlos y practicarlos nos ayudará a relacionarnos y convivir con el resto de vecinos y, en definitiva, a mejorar la calidad de vida de todos.

Es muy importante que transmitamos a los niños los hábitos y costumbres de la “buena vecindad”, para garantizar la convivencia de hoy y de mañana. Las madres y padres somos responsables de los actos de nuestros hijos y por eso debemos dar ejemplo y estar atentos a las actitudes y acciones de estos tanto en casa como en los espacios públicos.

No hay comentarios:

viernes, 13 de septiembre de 2013

La convivencia vecinal



No tos ixuplidez que en caso de prezisar l'aduya de belun,
 o primero que t'alcuentras al salir de casa ye a puerta do tuyo bezin.

Todas las personas que vivimos en un municipio asumimos la condición de vecino o vecina, algo que implica una serie de derechos y obligaciones respecto al resto del vecindario. Son costumbres y normas que permiten una mejor calidad de vida, basada en la convivencia entre las persones y la cohesión social.
La convivencia vecinal se basa en valores como  la solidaridad, el respeto, la responsabilidad mutua y la cooperación. El ejercicio de estos valores favorece el sentido de pertenecer a la comunidad y ser considerado miembro de ella. Son también la base del civismo), que se puede entender como el conjunto de cualidades (actitudes y comportamientos) que permiten a los ciudadanos y ciudadanas vivir en comunidad, respetando y aceptando siempre las reglas del juego de la democracia y los derechos fundamentales.
Así pues, la vida en sociedad comporta una serie de derechos y deberes. Conocerlos y practicarlos nos ayudará a relacionarnos y convivir con el resto de vecinos y, en definitiva, a mejorar la calidad de vida de todos.

Es muy importante que transmitamos a los niños los hábitos y costumbres de la “buena vecindad”, para garantizar la convivencia de hoy y de mañana. Las madres y padres somos responsables de los actos de nuestros hijos y por eso debemos dar ejemplo y estar atentos a las actitudes y acciones de estos tanto en casa como en los espacios públicos.

No hay comentarios: