martes, 29 de octubre de 2013

Una profesión muy dura.


profesión.
(Del lat. professĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de profesar.
2. f. Ceremonia eclesiástica en que alguien profesa en una orden religiosa.
3. f. Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución.
hacer ~ de una costumbre o habilidad.
1. loc. verb. Jactarse de ella.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

parado, da.
(Del part. de parar).
1. adj. Remiso, tímido o flojo en palabras, acciones o movimientos.
2. adj. Desocupado, o sin ejercicio o empleo. U. t. c. s. m. pl.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

1 comentario:

y_olite dijo...

Muy didáctico y sobre todo optimista, eso es lo que más falta hace en esta trampa en la que nos vemos metidos y que parece no tener salida (por mucho que Mister Montoro diga que ve la luz al final del tunel) ¡que gracioso con tán poco gracia!!!

martes, 29 de octubre de 2013

Una profesión muy dura.


profesión.
(Del lat. professĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de profesar.
2. f. Ceremonia eclesiástica en que alguien profesa en una orden religiosa.
3. f. Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución.
hacer ~ de una costumbre o habilidad.
1. loc. verb. Jactarse de ella.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

parado, da.
(Del part. de parar).
1. adj. Remiso, tímido o flojo en palabras, acciones o movimientos.
2. adj. Desocupado, o sin ejercicio o empleo. U. t. c. s. m. pl.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

1 comentario:

y_olite dijo...

Muy didáctico y sobre todo optimista, eso es lo que más falta hace en esta trampa en la que nos vemos metidos y que parece no tener salida (por mucho que Mister Montoro diga que ve la luz al final del tunel) ¡que gracioso con tán poco gracia!!!