domingo, 20 de abril de 2014

Una saga de mujeres trabajadoras.


"Hija y heredera de emprendedores que hicieron de la hostelería su forma de vida en una tierra en la que la palabra hospitalidad siempre ha sido su estandarte. Comenzaron la empresa casi espontáneamente, aprendiendo el oficio a la vez que aprendía a gestionar la empresa y su propia familia, los dos pilares de su vida.
Trabajadora incansable, cocinera autodidacta y madre entregada, siempre ha encontrado tiempo para todo, siempre con la sonrisa en la boca, nunca un mal gesto para nadie, nunca un desaliento ante las dificultades, ejemplo intachable para sus hijas, referente para todos los que han trabajado con ella, para todos los que han compartido su vida con ella.
Perteneciente a una generación en la que el deber, la palabra y el esfuerzo eran sus premisas, una generación que les ha tocado lidiar con muchas dificultades y que gracias a ellos  nos dejan un mundo mejor.
Esa es Loli, siempre al lado de su marido, Pedro, luchando mano a mano por su vida, por su familia, por su negocio, haciendo de Casa Sidora la casa de todos los clientes, pasando a formar parte de la vida de varias generaciones que nos siguen honrando con su confianza.

Trabajo con sus padres desde la adolescencia, ante la pronta perdida del padre y fundador, se hicieron cargo del negocio siempre luchando para mejorar, con la abuela Presen todo un icono de la hostelería de la montaña, comenzando una saga de mujeres trabajadoras para las que Casa Sidora siempre ha sido algo mas que un negocio, ahora sus hijas siguen sus pasos mirando al futuro pero siempre apegadas a las raíces, modernizando poco a poco pero sin dejar la esencia de una casa, basada en el espíritu primigenio, la atención al cliente, la comida casera y el respeto a una vida sacrificada pero muy bonita… ser la casa de la montaña de todos nuestros clientes".
Texto escrito con el corazón por las que son el futuro de Casa Sidora

No hay comentarios:

domingo, 20 de abril de 2014

Una saga de mujeres trabajadoras.


"Hija y heredera de emprendedores que hicieron de la hostelería su forma de vida en una tierra en la que la palabra hospitalidad siempre ha sido su estandarte. Comenzaron la empresa casi espontáneamente, aprendiendo el oficio a la vez que aprendía a gestionar la empresa y su propia familia, los dos pilares de su vida.
Trabajadora incansable, cocinera autodidacta y madre entregada, siempre ha encontrado tiempo para todo, siempre con la sonrisa en la boca, nunca un mal gesto para nadie, nunca un desaliento ante las dificultades, ejemplo intachable para sus hijas, referente para todos los que han trabajado con ella, para todos los que han compartido su vida con ella.
Perteneciente a una generación en la que el deber, la palabra y el esfuerzo eran sus premisas, una generación que les ha tocado lidiar con muchas dificultades y que gracias a ellos  nos dejan un mundo mejor.
Esa es Loli, siempre al lado de su marido, Pedro, luchando mano a mano por su vida, por su familia, por su negocio, haciendo de Casa Sidora la casa de todos los clientes, pasando a formar parte de la vida de varias generaciones que nos siguen honrando con su confianza.

Trabajo con sus padres desde la adolescencia, ante la pronta perdida del padre y fundador, se hicieron cargo del negocio siempre luchando para mejorar, con la abuela Presen todo un icono de la hostelería de la montaña, comenzando una saga de mujeres trabajadoras para las que Casa Sidora siempre ha sido algo mas que un negocio, ahora sus hijas siguen sus pasos mirando al futuro pero siempre apegadas a las raíces, modernizando poco a poco pero sin dejar la esencia de una casa, basada en el espíritu primigenio, la atención al cliente, la comida casera y el respeto a una vida sacrificada pero muy bonita… ser la casa de la montaña de todos nuestros clientes".
Texto escrito con el corazón por las que son el futuro de Casa Sidora

No hay comentarios: