miércoles, 11 de junio de 2008

Aragoneses en Atenas

Grupo Lurte en el descenso de las Nabatas



Los almugávares fueron mercenarios que surgieron a finales del siglo XI y principios del XII en las montañas aragonesas, y más concretamente en los Pirineos.


Servían bajo la bandera de los reyes aragoneses, siempre como mercenarios y nunca como soldados regulares, a cambio de la paga y del derecho a quedarse con el botín que arrebataban al enemigo.


Tras la unión del reino de Aragón y del condado de Barcelona en un solo estado conocido como Corona de Aragón, las filas almugávares pasan a estar engrosadas tanto por aragoneses como por catalanes, así como por musulmanes, vascos, etc., que buscan enriquecerse gracias a sus armas, las cuales, antes de entrar en batalla, hacían chocar contra el suelo, saltando miles de chispas por los aires, al tiempo que gritaban “Dispierta fierro!” o “Desperta ferre!”, que en castellano sería: “Despierta hierro!”.

"Esto era un gesto para hacer despertar a sus cuchillos y lanzas llamándoles al combate."

Después de participar en las conquistas de la Corona de Aragón en Valencia, Mallorca, norte de África y Sicilia, sus antiguos señores deciden que ya no les son útiles y prescinden de la mayor parte de ellos, los cuales, capitaneados por Roger de Flor, entran al servicio del emperador de Bizancio para ayudarle en su desesperada guerra contra los turcos.


Los almugávares, o la Compañía, como se le conoce a partir de entonces, derrotaron a los turcos y recuperaron para Bizancio gran parte de la península de Anatolia. En pago a ello, aunque quizás también a los crímenes, robos y violaciones que cometieron sobre la población civil, los griegos o bizantinos les pagaron asesinando a Roger, lo que provocó una terrible venganza de los almugávares que asolaron Grecia de este a oeste, y de norte a sur.


Finalmente, y sin que nadie les hiciese frente, se hicieron señores absolutos de los ducados de Atenas, Neopatria y Salona. De manera que, durante casi cien años, la bandera de Aragón fue la única que ondeó en lo alto de la Acrópolis ateniense, y el sagrado Partenón fue rebautizado como la catedral de santa María de Cetines.


Aunque todo acabó a finales del siglo XIV cuando llegó hasta Atenas una nueva compañía de mercenarios, en este caso navarros, que les devolvieron la moneda y que pusieron fin al gobierno de los almugávares en Grecia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta foto es como buscar a Wally, pero con voluntarios! jejeje!

Yo he localizado 4...Alguien da +?


Helen

miércoles, 11 de junio de 2008

Aragoneses en Atenas

Grupo Lurte en el descenso de las Nabatas



Los almugávares fueron mercenarios que surgieron a finales del siglo XI y principios del XII en las montañas aragonesas, y más concretamente en los Pirineos.


Servían bajo la bandera de los reyes aragoneses, siempre como mercenarios y nunca como soldados regulares, a cambio de la paga y del derecho a quedarse con el botín que arrebataban al enemigo.


Tras la unión del reino de Aragón y del condado de Barcelona en un solo estado conocido como Corona de Aragón, las filas almugávares pasan a estar engrosadas tanto por aragoneses como por catalanes, así como por musulmanes, vascos, etc., que buscan enriquecerse gracias a sus armas, las cuales, antes de entrar en batalla, hacían chocar contra el suelo, saltando miles de chispas por los aires, al tiempo que gritaban “Dispierta fierro!” o “Desperta ferre!”, que en castellano sería: “Despierta hierro!”.

"Esto era un gesto para hacer despertar a sus cuchillos y lanzas llamándoles al combate."

Después de participar en las conquistas de la Corona de Aragón en Valencia, Mallorca, norte de África y Sicilia, sus antiguos señores deciden que ya no les son útiles y prescinden de la mayor parte de ellos, los cuales, capitaneados por Roger de Flor, entran al servicio del emperador de Bizancio para ayudarle en su desesperada guerra contra los turcos.


Los almugávares, o la Compañía, como se le conoce a partir de entonces, derrotaron a los turcos y recuperaron para Bizancio gran parte de la península de Anatolia. En pago a ello, aunque quizás también a los crímenes, robos y violaciones que cometieron sobre la población civil, los griegos o bizantinos les pagaron asesinando a Roger, lo que provocó una terrible venganza de los almugávares que asolaron Grecia de este a oeste, y de norte a sur.


Finalmente, y sin que nadie les hiciese frente, se hicieron señores absolutos de los ducados de Atenas, Neopatria y Salona. De manera que, durante casi cien años, la bandera de Aragón fue la única que ondeó en lo alto de la Acrópolis ateniense, y el sagrado Partenón fue rebautizado como la catedral de santa María de Cetines.


Aunque todo acabó a finales del siglo XIV cuando llegó hasta Atenas una nueva compañía de mercenarios, en este caso navarros, que les devolvieron la moneda y que pusieron fin al gobierno de los almugávares en Grecia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta foto es como buscar a Wally, pero con voluntarios! jejeje!

Yo he localizado 4...Alguien da +?


Helen