martes, 10 de marzo de 2009

Adios amigo (www.sobrarbenses.com)


http://sobrarbenses.com/2009/03/10/adios-amigo/

Adiós amigo…
Compañero de viajes por diferentes tierras y senderos,
De fatigas,
Hombro en el que apoyar penas y alegrías,
Diccionario vivo de esta tierra,
Sabio conocedor de Sobrarbe,
Sus tierras y sus gentes,
Respetuoso con el que lo merecía,
Trabajador, impulsor, defensor,
Demostraste tu valor,
Aunque muchos no lo viesen,
Luchaste frente a tormentas,
En los mares más bravíos,
Muchos te dieron la espalda pero tú nunca reblaste.
Eras oídos, eras aliento.
Socarrón cuando querías,
Irónico cuando te daba la gana,
Y serio cuando deseabas,
Había quienes no te comprendían,
Siempre supiste ayudar en los momentos difíciles.
Ayer hablábamos y hoy te despedimos.
Nos quedaban tantas cosas que hablar,
Tantas ideas que compartir,
Muchos consejos que recibir.
Como oro en paño guardabas tus notas,
Tus revistas,
Tus apuntes,
Tus preciados deseos…
Todavía tengo cosas tuyas,
Que compartiste con Sobrarbenses.
Carrasquizo, te vamos a echar muchísimo de menos,
Sobrarbenses más que nadie.


A José Luis Sierra

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pos sí, una pena negra me corre por o cuerpo dende que he leito iste maitín a mala nueva. Alzo en o mío coral es remeros d'atros tiempos, cuan fuemos companyers de luitas en as Catalunyas. Pobrón, Pepelín, qué buena presona! Sisiquiá fuésenos totz como tú. Sisquiá es que se'n quedan n'aprendan algo.
Lo mío reconoiximiento perén.
F.R.

martes, 10 de marzo de 2009

Adios amigo (www.sobrarbenses.com)


http://sobrarbenses.com/2009/03/10/adios-amigo/

Adiós amigo…
Compañero de viajes por diferentes tierras y senderos,
De fatigas,
Hombro en el que apoyar penas y alegrías,
Diccionario vivo de esta tierra,
Sabio conocedor de Sobrarbe,
Sus tierras y sus gentes,
Respetuoso con el que lo merecía,
Trabajador, impulsor, defensor,
Demostraste tu valor,
Aunque muchos no lo viesen,
Luchaste frente a tormentas,
En los mares más bravíos,
Muchos te dieron la espalda pero tú nunca reblaste.
Eras oídos, eras aliento.
Socarrón cuando querías,
Irónico cuando te daba la gana,
Y serio cuando deseabas,
Había quienes no te comprendían,
Siempre supiste ayudar en los momentos difíciles.
Ayer hablábamos y hoy te despedimos.
Nos quedaban tantas cosas que hablar,
Tantas ideas que compartir,
Muchos consejos que recibir.
Como oro en paño guardabas tus notas,
Tus revistas,
Tus apuntes,
Tus preciados deseos…
Todavía tengo cosas tuyas,
Que compartiste con Sobrarbenses.
Carrasquizo, te vamos a echar muchísimo de menos,
Sobrarbenses más que nadie.


A José Luis Sierra

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pos sí, una pena negra me corre por o cuerpo dende que he leito iste maitín a mala nueva. Alzo en o mío coral es remeros d'atros tiempos, cuan fuemos companyers de luitas en as Catalunyas. Pobrón, Pepelín, qué buena presona! Sisiquiá fuésenos totz como tú. Sisquiá es que se'n quedan n'aprendan algo.
Lo mío reconoiximiento perén.
F.R.