domingo, 24 de enero de 2010

Gigante





Cuando comentamos nuestros recuerdos de infancia ,Macario suele hacer referencia a lo grande que nos parecia Seño Jose de Casa Sastre , lo amplio que encontrabamos el patio de la escuela de Laspuña y lo lejos que estaba el empalme. Son percepciones que teniamos con siete u ocho años de edad. El tiempo pasa y lo que antes considerabamos inmenso ahora lo encontramos normal o incluso pequeño.
¿Cual hubiera sido nuestra sensacion de haber coincidido en el tiempo con Fermin Arrudi?.
FERMIN ARRUDI (Sallent de Gállego, H., 1870 – 1913). Más conocido como «El Gigante Aragonés», Fermín Arrudi era hasta los quince años un muchacho más bien bajo y enclenque. Un inesperado «estirón» le hizo desarrollarse hasta alcanzar los 2,29 metros de altura y los 170 kilos de peso. También desde muy joven se aficionó a la música, dotado de una especial habilidad para tocar diversos instrumentos: guitarra, bandurria, laúd, requinto, hierros, flauta y armonium, y una voz potente y bien timbrada. La intuición del vinatero Sebastián Fuertes y de Paco Lobañón, amigo de la familia y su futuro apoderado, le llevaron al mundo del espectáculo. A partir de los 22 años exhibió su cuerpo y sus habilidades musicales en Alemania, Bélgica, Holanda y Francia. Considerado el hombre más alto de Europa, fue objeto de estudio en diferentes centros universitarios y profesores como Pollinger o Langer lo presentaban a sus alumnos como un caso excepcional, al reunir su persona un cuerpo tan poderoso, con una inteligencia notable y una fina sensibilidad. Casó en 1897 con Louise Carle Dupuis; en 1906 emprendió una gira por América Latina y en 1912 por Cuba, con su salud ya minada.
Finalmente el 2 de mayo de 1913 moría el gigante Arrudi con 43 años. El párroco del lugar escribió en el Libro de Difuntos, algunas curiosidades dejando de lado el protocolo como por ejemplo que por el anillo de su dedo pasaba holgadamente una moneda de 10 céntimos y que su pie medía cuarenta centímetros de largo por dieciocho de ancho; además levantaba pesos que cuatro hombres robustos no podían mover. Dejó una profunda huella entre sus vecinos pues solía realizar obras de caridad. El féretro en que fue enterrado tenia unas medidas de 2,4 m de longitud x 93 cm de anchura, y fue portado por seis hombres.

No hay comentarios:

domingo, 24 de enero de 2010

Gigante





Cuando comentamos nuestros recuerdos de infancia ,Macario suele hacer referencia a lo grande que nos parecia Seño Jose de Casa Sastre , lo amplio que encontrabamos el patio de la escuela de Laspuña y lo lejos que estaba el empalme. Son percepciones que teniamos con siete u ocho años de edad. El tiempo pasa y lo que antes considerabamos inmenso ahora lo encontramos normal o incluso pequeño.
¿Cual hubiera sido nuestra sensacion de haber coincidido en el tiempo con Fermin Arrudi?.
FERMIN ARRUDI (Sallent de Gállego, H., 1870 – 1913). Más conocido como «El Gigante Aragonés», Fermín Arrudi era hasta los quince años un muchacho más bien bajo y enclenque. Un inesperado «estirón» le hizo desarrollarse hasta alcanzar los 2,29 metros de altura y los 170 kilos de peso. También desde muy joven se aficionó a la música, dotado de una especial habilidad para tocar diversos instrumentos: guitarra, bandurria, laúd, requinto, hierros, flauta y armonium, y una voz potente y bien timbrada. La intuición del vinatero Sebastián Fuertes y de Paco Lobañón, amigo de la familia y su futuro apoderado, le llevaron al mundo del espectáculo. A partir de los 22 años exhibió su cuerpo y sus habilidades musicales en Alemania, Bélgica, Holanda y Francia. Considerado el hombre más alto de Europa, fue objeto de estudio en diferentes centros universitarios y profesores como Pollinger o Langer lo presentaban a sus alumnos como un caso excepcional, al reunir su persona un cuerpo tan poderoso, con una inteligencia notable y una fina sensibilidad. Casó en 1897 con Louise Carle Dupuis; en 1906 emprendió una gira por América Latina y en 1912 por Cuba, con su salud ya minada.
Finalmente el 2 de mayo de 1913 moría el gigante Arrudi con 43 años. El párroco del lugar escribió en el Libro de Difuntos, algunas curiosidades dejando de lado el protocolo como por ejemplo que por el anillo de su dedo pasaba holgadamente una moneda de 10 céntimos y que su pie medía cuarenta centímetros de largo por dieciocho de ancho; además levantaba pesos que cuatro hombres robustos no podían mover. Dejó una profunda huella entre sus vecinos pues solía realizar obras de caridad. El féretro en que fue enterrado tenia unas medidas de 2,4 m de longitud x 93 cm de anchura, y fue portado por seis hombres.

No hay comentarios: