domingo, 30 de enero de 2011

Octubre 1944 (Laspuña)





----------------------------------------------------------------------------------
Este texto esta escaneado del libro "Inés y la alegría" de Almudena Grandes y refleja un hecho de nuestra historia en la postguerra sucedido en Laspuña a finales del 1944.
Mi padre Joaquín Betato Campo que a la sazón contaba con 11 años de edad recuerda el suceso y me ha facilitado algunos datos más.
El cura de Laspuña era de Bielsa y se apellidaba Escalona. En la década de los 60 se entero que el teniente que lo curo en Laspuña estaba trabajando en Saint Laryz y fue a visitarlo para darle las gracias.
El cura estaba alojado en casa Pallaruelo y salto por una ventana que daba al fenal de Pesquer, se rompió una pierna al caer en el tejado de un cobertizo de casa Garcia y lo encontraron escondido en el fenal de Gabas.Despues de curarlo los maquis, entre algunos vecinos lo llevaron a casa Pallaruelo, la puerta estaba cerrada y como no la abrian José de Casa Angela  grito " Celestino, abre que traemos al mosen", estas palabras disiparon los temores de los que estaban dentro y abrieron la puerta para que entraran al herido.
Días antes del suceso habían visto movimientos de personas desconocidas por los alrededores y se comentaba en las casas con temor el inicio de otra guerra.Los maquis pusieron un nido de ametralladoras a la entrada del puente, otro en la figarota,otro en el pajar de Angela y el ultimo en la era de Papelero.Requisaron tabaco en casa de Sastre,alimentos de la tienda de  casa Fruto,un burro de casa Sidora y dos machos de casa Fruto. En el resto de las casas requisaron grano dejando a todos unos vales en los que se detallaban los elementos requisados y se especificaba que serian devueltos por el gobierno de la nueva España Libre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya les he avisado de que La Espuña se escribe Laspuña. Para ediciones posteriores...

Lo que no sabía era que lo del cura era verídico. Creí que se trataba de una licencia poética de la autora.

Gracias por el apunte, Zagal.

Saludos

Hijo adoptivo

domingo, 30 de enero de 2011

Octubre 1944 (Laspuña)





----------------------------------------------------------------------------------
Este texto esta escaneado del libro "Inés y la alegría" de Almudena Grandes y refleja un hecho de nuestra historia en la postguerra sucedido en Laspuña a finales del 1944.
Mi padre Joaquín Betato Campo que a la sazón contaba con 11 años de edad recuerda el suceso y me ha facilitado algunos datos más.
El cura de Laspuña era de Bielsa y se apellidaba Escalona. En la década de los 60 se entero que el teniente que lo curo en Laspuña estaba trabajando en Saint Laryz y fue a visitarlo para darle las gracias.
El cura estaba alojado en casa Pallaruelo y salto por una ventana que daba al fenal de Pesquer, se rompió una pierna al caer en el tejado de un cobertizo de casa Garcia y lo encontraron escondido en el fenal de Gabas.Despues de curarlo los maquis, entre algunos vecinos lo llevaron a casa Pallaruelo, la puerta estaba cerrada y como no la abrian José de Casa Angela  grito " Celestino, abre que traemos al mosen", estas palabras disiparon los temores de los que estaban dentro y abrieron la puerta para que entraran al herido.
Días antes del suceso habían visto movimientos de personas desconocidas por los alrededores y se comentaba en las casas con temor el inicio de otra guerra.Los maquis pusieron un nido de ametralladoras a la entrada del puente, otro en la figarota,otro en el pajar de Angela y el ultimo en la era de Papelero.Requisaron tabaco en casa de Sastre,alimentos de la tienda de  casa Fruto,un burro de casa Sidora y dos machos de casa Fruto. En el resto de las casas requisaron grano dejando a todos unos vales en los que se detallaban los elementos requisados y se especificaba que serian devueltos por el gobierno de la nueva España Libre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya les he avisado de que La Espuña se escribe Laspuña. Para ediciones posteriores...

Lo que no sabía era que lo del cura era verídico. Creí que se trataba de una licencia poética de la autora.

Gracias por el apunte, Zagal.

Saludos

Hijo adoptivo