lunes, 3 de agosto de 2015

El Xuquer, río de gancheros.

¿Quien no ha oído hablar de las maderadas de finales del XIX y principios de XX?
La explotación de los bosques y en especial la madera fue pilar indiscutible del desarrollo de las sociedades avanzadas, y fuente económica importante en nuestro país.
Durante la primera mitad del siglo XX, el trasiego de maderas por los ríos de España fue la forma más viable de transporte, surtiendo así desde las más profundas sierras de tan preciado tesoro a aserraderos y fábricas, desde la construcción de palacios hasta mundanos enseres cotidianos, la madera siempre ha sido fuente de progreso.
Pero no solamente bajaban los maderos por los ríos en almadías, nabatas o rais. En zonas con una orografia diferente a la nuestra , los maderos se transportaban sueltos y se controlaban con ganchos desde la orilla e incluso desde los propios troncos que estaban en el cauce del río. 
Realizaban un trabajo muy parecido a los barranquiadores o tiradores (las personas que arrastraban los maderos con mulos) del Pirineo Aragonés.
Imágenes de la maderada del 2014 y 2015
Uno de los  ríos donde se transportaban los maderos con ganchos es Xuquer (Jucar) . Esta actividad, que se inició en el siglo XII, se prolongó hasta la década de los sesenta del pasado siglo cuando fue desbancada por sistemas más modernos de transporte . Pero ahora , igual que los Nabateros hicimos hace mas de 30 años, asociaciones como los Maeros del Júcar luchan por recuperar esta tradición que durante tantos siglos empleó a vecinos de las comarcas bañadas por el Júcar. De hecho, el día 1 de agosto, el municipio de Antella volvió a hacer memoria de esta actividad en la IV edición de la 'Maerà', que se recuperó en abril del año 2012. Y así desde las siete de la mañana y con pericia y precisión para sortear los diferentes obstáculos, los gancheros antellanos guiaron los troncos con la única ayuda de sus ganchos -formados por una vara larga de madera de tres metros con un hierro curvo en su extremo- a través de un recorrido de tres kilómetros de serpenteante curso del río mediante el sistema de flotación de piezas.

No hay comentarios:

lunes, 3 de agosto de 2015

El Xuquer, río de gancheros.

¿Quien no ha oído hablar de las maderadas de finales del XIX y principios de XX?
La explotación de los bosques y en especial la madera fue pilar indiscutible del desarrollo de las sociedades avanzadas, y fuente económica importante en nuestro país.
Durante la primera mitad del siglo XX, el trasiego de maderas por los ríos de España fue la forma más viable de transporte, surtiendo así desde las más profundas sierras de tan preciado tesoro a aserraderos y fábricas, desde la construcción de palacios hasta mundanos enseres cotidianos, la madera siempre ha sido fuente de progreso.
Pero no solamente bajaban los maderos por los ríos en almadías, nabatas o rais. En zonas con una orografia diferente a la nuestra , los maderos se transportaban sueltos y se controlaban con ganchos desde la orilla e incluso desde los propios troncos que estaban en el cauce del río. 
Realizaban un trabajo muy parecido a los barranquiadores o tiradores (las personas que arrastraban los maderos con mulos) del Pirineo Aragonés.
Imágenes de la maderada del 2014 y 2015
Uno de los  ríos donde se transportaban los maderos con ganchos es Xuquer (Jucar) . Esta actividad, que se inició en el siglo XII, se prolongó hasta la década de los sesenta del pasado siglo cuando fue desbancada por sistemas más modernos de transporte . Pero ahora , igual que los Nabateros hicimos hace mas de 30 años, asociaciones como los Maeros del Júcar luchan por recuperar esta tradición que durante tantos siglos empleó a vecinos de las comarcas bañadas por el Júcar. De hecho, el día 1 de agosto, el municipio de Antella volvió a hacer memoria de esta actividad en la IV edición de la 'Maerà', que se recuperó en abril del año 2012. Y así desde las siete de la mañana y con pericia y precisión para sortear los diferentes obstáculos, los gancheros antellanos guiaron los troncos con la única ayuda de sus ganchos -formados por una vara larga de madera de tres metros con un hierro curvo en su extremo- a través de un recorrido de tres kilómetros de serpenteante curso del río mediante el sistema de flotación de piezas.

No hay comentarios: