viernes, 20 de octubre de 2017

Un ganadero denuncia la muerte de la mitad de su rebaño por perros de caza

  Actualizada 18/10/2017 a las 09:03  (Fuente Heraldo.es)
El peligro para los rebaños no viene solo del oso, el lobo o los buitres. Un ganadero de Laspuña ha denunciado el ataque sufrido en su explotación por parte de los perros que participaban en una batida de caza en la zona de la Peña Montañesa, en la comarca del Sobrarbe. Quince de sus cabras han aparecido muertas, seis han abortado y ocho están desaparecidas, lo que representa más de la mitad de las reses.  
Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, pero no los descubrió hasta el lunes por la tarde. Cuando el ganadero Daniel Mur, vecino del pueblo de Ceresa (término municipal de Laspuña), acudió a la explotación donde guarda el rebaño de cabras, vio que había varios cadáveres repartidos por el cercado exterior, y en el interior de la nave aparecieron otros. "Estaban degolladas y luego las devoraron", aseguró. 
El afectado formalizará hoy la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, pero ayer ya dio aviso y varios agentes se personaron en la finca para verificar su relato y tomar testimonio gráfico de lo sucedido. Según explicó, el ataque a las reses coincidió con una gran cacería organizada en la zona. "Sueltan a los perros pero no los recogen inmediatamente. Igual había 60, 70 o más", aseguró, lamentando que los cotos no quieran asumir los daños ocasionados en la actividad.        
No es extraño que este tipo de sabuesos ataquen al ganado, según expertos consultados, y de hecho muchos cazadores cuentan con un seguro de responsabilidad de civil para afrontar daños. Otra cosa es demostrar la autoría identificando qué animales los han provocado. "En Laspuña, el año pasado, a un vecino le mataron diez o doce ovejas, y en Labuerda también entraron a un corral y murieron muchos animales", manifestó Mur, quien no tiene muchas esperanzas de encontrar con vida a las desaparecidas. Cree que las habrán matado los perros en el monte.
También posee rebaños de ovejas repartidos entre una finca cercana y el monte de Góriz, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. "Si es invierno y llegan a estar en esa cuadra, tendría que plegar como ganadero". Aseguró que, según le informó otro ganadero de la zona, "todavía hay perros sueltos en el monte desde la cacería".  

No hay comentarios:

viernes, 20 de octubre de 2017

Un ganadero denuncia la muerte de la mitad de su rebaño por perros de caza

  Actualizada 18/10/2017 a las 09:03  (Fuente Heraldo.es)
El peligro para los rebaños no viene solo del oso, el lobo o los buitres. Un ganadero de Laspuña ha denunciado el ataque sufrido en su explotación por parte de los perros que participaban en una batida de caza en la zona de la Peña Montañesa, en la comarca del Sobrarbe. Quince de sus cabras han aparecido muertas, seis han abortado y ocho están desaparecidas, lo que representa más de la mitad de las reses.  
Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, pero no los descubrió hasta el lunes por la tarde. Cuando el ganadero Daniel Mur, vecino del pueblo de Ceresa (término municipal de Laspuña), acudió a la explotación donde guarda el rebaño de cabras, vio que había varios cadáveres repartidos por el cercado exterior, y en el interior de la nave aparecieron otros. "Estaban degolladas y luego las devoraron", aseguró. 
El afectado formalizará hoy la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, pero ayer ya dio aviso y varios agentes se personaron en la finca para verificar su relato y tomar testimonio gráfico de lo sucedido. Según explicó, el ataque a las reses coincidió con una gran cacería organizada en la zona. "Sueltan a los perros pero no los recogen inmediatamente. Igual había 60, 70 o más", aseguró, lamentando que los cotos no quieran asumir los daños ocasionados en la actividad.        
No es extraño que este tipo de sabuesos ataquen al ganado, según expertos consultados, y de hecho muchos cazadores cuentan con un seguro de responsabilidad de civil para afrontar daños. Otra cosa es demostrar la autoría identificando qué animales los han provocado. "En Laspuña, el año pasado, a un vecino le mataron diez o doce ovejas, y en Labuerda también entraron a un corral y murieron muchos animales", manifestó Mur, quien no tiene muchas esperanzas de encontrar con vida a las desaparecidas. Cree que las habrán matado los perros en el monte.
También posee rebaños de ovejas repartidos entre una finca cercana y el monte de Góriz, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. "Si es invierno y llegan a estar en esa cuadra, tendría que plegar como ganadero". Aseguró que, según le informó otro ganadero de la zona, "todavía hay perros sueltos en el monte desde la cacería".  

No hay comentarios: