lunes, 10 de noviembre de 2008

De bandidos y nabateros.


Busque informacion sobre la muerte de los nabateros en epoca de bandoleros y los autores (Garcia y Adell) de dos libros sobre bandoleros aragoneses me enviaron un fragmento del segundo libro en el que explica un poco mas lo sucedido con el asesinato de los dos nabateros.




Os copio el fragmento:

"En tierras del Bajo Cinca surgió otro bandolero denominado "Bondades". Este apodo ya presupone que era muy aceptado popularmente. Al parecer era de la provincia de Lérida, donde nació hacia los años 1855-1856, pero fue en esta zona donde realizó sus fechorías, debido a que después de casado fijó su residencia en Fraga, aunque la interrumpía con frecuencia sin que nadie supiese el secreto de tales ausencias.

Se le conocía también como "Balagueró", "Balapuso", "Basilio", aunque su nombre real era Ramón Argensó. Se fugó de la cárcel de Lérida y de nuevo merodeó por los términos de Fraga, Torrente y Mequinenza. Era de complexión robusta y gran agilidad, de agudo ingenio y astuto para concertar y discurrir cualquier fechoría. Vivía de la caza, la pesca y el merodeo.

En el verano de 1890 se le procesó y sentenció por sospechas de que estuviese implicado en un asesinato que por entonces se cometió en la población leridana de Masalcoreig, próxima a Fraga. Todavía no se había fallado el proceso cuando "Bondades" vagaba ya por los montes de Fraga, después de haberse evadido de la cárcel de Lérida. Al parecer la persecución de la Guardia Civil fue infructuosa, pues el bandido ante le presión de su búsqueda, abandonó esta zona.

Un hecho, al que el "Bondades" fue ajeno, vendrá a complicar su existencia, pues un error de la Benemérita le convertirá en objetivo importante de búsqueda y captura. El 8 de agosto de 1890 se recogía la noticia de que la Guardia Civil de Fraga perseguía a dos delincuentes fugados de la cárcel de Lérida. En la noche del domingo al lunes un individuo anunció en el cuartel fragatino que dos criminales se hallaban en un punto determinado de las afueras de la población, siendo uno de ellos el "Bondades". El delator acompañó a los guardias señalando a dos que dormían junto al río. Sin mediar palabra realizaron una descarga matando a un sujeto e hiriendo gravemente a otro que estaba a su lado. No eran los individuos a los que se perseguía, sino unos infelices navateros que conducían las almadías por el río Cinca y que se hallaban descansando. Conocido el suceso en Fraga la gente estaba consternada e indignada por la actuación del citado individuo y de la Benemérita".

1 comentario:

mariano altemir dijo...

Inteno averiguar los nombres de estos navateros, pero hasta la fecha no he podido, si encontrara algun documento sobre esto ya te lo comunicare Betate.
Mariano

lunes, 10 de noviembre de 2008

De bandidos y nabateros.


Busque informacion sobre la muerte de los nabateros en epoca de bandoleros y los autores (Garcia y Adell) de dos libros sobre bandoleros aragoneses me enviaron un fragmento del segundo libro en el que explica un poco mas lo sucedido con el asesinato de los dos nabateros.




Os copio el fragmento:

"En tierras del Bajo Cinca surgió otro bandolero denominado "Bondades". Este apodo ya presupone que era muy aceptado popularmente. Al parecer era de la provincia de Lérida, donde nació hacia los años 1855-1856, pero fue en esta zona donde realizó sus fechorías, debido a que después de casado fijó su residencia en Fraga, aunque la interrumpía con frecuencia sin que nadie supiese el secreto de tales ausencias.

Se le conocía también como "Balagueró", "Balapuso", "Basilio", aunque su nombre real era Ramón Argensó. Se fugó de la cárcel de Lérida y de nuevo merodeó por los términos de Fraga, Torrente y Mequinenza. Era de complexión robusta y gran agilidad, de agudo ingenio y astuto para concertar y discurrir cualquier fechoría. Vivía de la caza, la pesca y el merodeo.

En el verano de 1890 se le procesó y sentenció por sospechas de que estuviese implicado en un asesinato que por entonces se cometió en la población leridana de Masalcoreig, próxima a Fraga. Todavía no se había fallado el proceso cuando "Bondades" vagaba ya por los montes de Fraga, después de haberse evadido de la cárcel de Lérida. Al parecer la persecución de la Guardia Civil fue infructuosa, pues el bandido ante le presión de su búsqueda, abandonó esta zona.

Un hecho, al que el "Bondades" fue ajeno, vendrá a complicar su existencia, pues un error de la Benemérita le convertirá en objetivo importante de búsqueda y captura. El 8 de agosto de 1890 se recogía la noticia de que la Guardia Civil de Fraga perseguía a dos delincuentes fugados de la cárcel de Lérida. En la noche del domingo al lunes un individuo anunció en el cuartel fragatino que dos criminales se hallaban en un punto determinado de las afueras de la población, siendo uno de ellos el "Bondades". El delator acompañó a los guardias señalando a dos que dormían junto al río. Sin mediar palabra realizaron una descarga matando a un sujeto e hiriendo gravemente a otro que estaba a su lado. No eran los individuos a los que se perseguía, sino unos infelices navateros que conducían las almadías por el río Cinca y que se hallaban descansando. Conocido el suceso en Fraga la gente estaba consternada e indignada por la actuación del citado individuo y de la Benemérita".

1 comentario:

mariano altemir dijo...

Inteno averiguar los nombres de estos navateros, pero hasta la fecha no he podido, si encontrara algun documento sobre esto ya te lo comunicare Betate.
Mariano