lunes, 30 de noviembre de 2009

Mantis religiosa


Es un insecto, animal invertebrado. La mantis religiosa se caracteriza, entre otras cosas, por devorar a los que la aman, a aquéllos que la hacen fecunda. ¡Qué coincidencia! Después de tantos siglos de Iglesia, la historia de la misma demuestra que si "el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra", para la jerarquía eclesiástica habría que decir "que tropieza eternamente con la misma piedra", vamos, desde que Caifás (jerarquía contemporánea de Jesús de Nazaret) condenó a Dios, llamó blasfemo al Mesías. Montesquieu ya advertía en sus "Cartas Persas" en 1721 que el fanatismo católico de la Península Ibérica no tenía comparación. En su carta 29 explica la estructura de gobierno eclesial: "Los que publican una proposición nueva al punto son calificados de herejes: cada herejía tiene su nombre que es como el pendón de sus secuaces… Verdad es, no obstante, que aunque sea así en Francia y en Alemania, he oído decir que en España y Portugal hay unos derviches (inquisidores) que no entienden de chanzas y queman a un hombre como coscoja…".
Cinco millones (5) de mujeres abrasó la "Santa Inquisición" por toda Europa. No se preocupen, hay versiones que llegan hasta los nueve (9) millones. La jerarquía siempre se ha cebado con lo femenino y con lo afeminado. Siempre ha predicado más del infierno que del cielo, más del demonio, del diablo, que de Dios y su infinita misericordia, más de matar al prójimo (Guerra Santa, Cruzada Santa) que de amarlo. Pero si en la guerra civil española… ¿ustedes se imaginan "un santo con dos pistolas" pues algún cura hubo (en Zaragoza) que con cartuchera y dos pistolas sobre su sotana, remataba al prójimo con el "tiro de gracia"… ¡menuda gracia! Claro, si el general golpista Franco fue "caudillo de España por la gracia de Dios" y abortaba vidas por la misma gracia, no sé como algunos obispos ahora pretenden poner a su iglesia como defensora de la vida, sólo hay que permitir abrir fosas por tantas localidades españolas para ver la gran demostración de amor al prójimo de los católicos de derechas reinantes en España.
A Lutero lo "metió" en el infierno un papa y lo "sacó" otro. La infalibilidad del papa ha demostrado que "sus pensamientos son los de los hombres, no los de Dios" (Mt 16,23). Leonardo Boff, Jon Sobrino, Juan Masiá, los curas de la parroquia de Entrevías en Madrid son "abrasados" actualmente por la jerarquía eclesiástica. En el Vaticano siguen creyendo que las influencias de este mundo les van a valer para la eternidad. Por eso San José Mª Escrivá es "santo", Teresa de Calcuta "beata" y al Arzobispo Óscar Romero ya le vale con "siervo de Dios", aunque tiene una estatua en la "galería de mártires del siglo XX" en la Abadía de Westminster, en Londres.
En España volvemos a la herejía y a la excomunión, tengo que concluir como el célebre escritor estadounidense Mark Twain, (también con su humor e ironía): "El paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía".

Texto escrito por Francisco Lorenzo PÉREZ MATA (Diplomado en Teología).

1 comentario:

Anónimo dijo...

No está colgado el comentario de LCB, por lo que no es posible polemizar.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Mantis religiosa


Es un insecto, animal invertebrado. La mantis religiosa se caracteriza, entre otras cosas, por devorar a los que la aman, a aquéllos que la hacen fecunda. ¡Qué coincidencia! Después de tantos siglos de Iglesia, la historia de la misma demuestra que si "el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra", para la jerarquía eclesiástica habría que decir "que tropieza eternamente con la misma piedra", vamos, desde que Caifás (jerarquía contemporánea de Jesús de Nazaret) condenó a Dios, llamó blasfemo al Mesías. Montesquieu ya advertía en sus "Cartas Persas" en 1721 que el fanatismo católico de la Península Ibérica no tenía comparación. En su carta 29 explica la estructura de gobierno eclesial: "Los que publican una proposición nueva al punto son calificados de herejes: cada herejía tiene su nombre que es como el pendón de sus secuaces… Verdad es, no obstante, que aunque sea así en Francia y en Alemania, he oído decir que en España y Portugal hay unos derviches (inquisidores) que no entienden de chanzas y queman a un hombre como coscoja…".
Cinco millones (5) de mujeres abrasó la "Santa Inquisición" por toda Europa. No se preocupen, hay versiones que llegan hasta los nueve (9) millones. La jerarquía siempre se ha cebado con lo femenino y con lo afeminado. Siempre ha predicado más del infierno que del cielo, más del demonio, del diablo, que de Dios y su infinita misericordia, más de matar al prójimo (Guerra Santa, Cruzada Santa) que de amarlo. Pero si en la guerra civil española… ¿ustedes se imaginan "un santo con dos pistolas" pues algún cura hubo (en Zaragoza) que con cartuchera y dos pistolas sobre su sotana, remataba al prójimo con el "tiro de gracia"… ¡menuda gracia! Claro, si el general golpista Franco fue "caudillo de España por la gracia de Dios" y abortaba vidas por la misma gracia, no sé como algunos obispos ahora pretenden poner a su iglesia como defensora de la vida, sólo hay que permitir abrir fosas por tantas localidades españolas para ver la gran demostración de amor al prójimo de los católicos de derechas reinantes en España.
A Lutero lo "metió" en el infierno un papa y lo "sacó" otro. La infalibilidad del papa ha demostrado que "sus pensamientos son los de los hombres, no los de Dios" (Mt 16,23). Leonardo Boff, Jon Sobrino, Juan Masiá, los curas de la parroquia de Entrevías en Madrid son "abrasados" actualmente por la jerarquía eclesiástica. En el Vaticano siguen creyendo que las influencias de este mundo les van a valer para la eternidad. Por eso San José Mª Escrivá es "santo", Teresa de Calcuta "beata" y al Arzobispo Óscar Romero ya le vale con "siervo de Dios", aunque tiene una estatua en la "galería de mártires del siglo XX" en la Abadía de Westminster, en Londres.
En España volvemos a la herejía y a la excomunión, tengo que concluir como el célebre escritor estadounidense Mark Twain, (también con su humor e ironía): "El paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía".

Texto escrito por Francisco Lorenzo PÉREZ MATA (Diplomado en Teología).

1 comentario:

Anónimo dijo...

No está colgado el comentario de LCB, por lo que no es posible polemizar.