lunes, 1 de septiembre de 2008

Comienza el Ramadán


La religión del Islam pide a sus fieles cinco deberes esenciales: Profesar su fe a Alá, orar, ayunar, pagar un diezmo y peregrinar al menos una vez en la vida a La Meca. Actualmente, los musulmanes están cumpliendo con uno de estos fundamentos religiosos: la práctica del ayuno. El mes de Ramadán, el noveno del calendario musulmán, es el tiempo del ayuno.
Durante cada día (entre el amanecer y el atardecer) del Ramadán los musulmanes deben abstenerse completamente de ingerir alimentos, beber, fumar tabaco y tener relaciones sexuales. Este mes se dedica a la contemplación y a la devoción. Los musulmanes se concentran en su fe y dedican menos tiempo a las preocupaciones cotidianas. Durante el día van a la mezquita y permanecen ahí varias horas orando y estudiando el Corán.
Al atardecer el ayuno termina con oraciones y una comida llamada iftar. Después del iftar es costumbre ir a visitar a la familia y a los amigos. Algunos musulmanes dedican buena parte de la noche recitando una oración especial del Ramadán llamada la Oración Nocturna (Taraweeh). Según el Corán, el musulmán puede beber y comer durante la noche, "hasta que se pueda distinguir un hilo blanco de un hilo negro a la luz del día: entonces comienza nuevamente el ayuno". Todo el beneficio espiritual que trae el ayuno se puede destruir por cinco ofensas: mentir, calumniar, denunciar a alguien a sus espaldas, jurar en falso, sentir envidia o ambición.
En la tarde del día 27 del mes del Ramadán, los musulmanes celebran el Laylat-al-Quadr (Noche de Poder). Se cree que en esta noche del Ramadán Mahoma recibió la primera revelación que le hizo el arcángel Gabriel del libro sagrado, el Corán. Asimismo, el Corán indica que en esta noche Alá (Dios) determina el curso del mundo durante un año.
Cuando termina el Ramadán (el primer día del mes de Shawwal) se celebra una fiesta de tres días llamada Id-al-Fitr (Fiesta del final del ayuno). Se intercambian regalos y la familia y amigos se reúnen para comer y celebrar. Setenta días después se celebra el Gran Bairam, que señala el fin del año mahometano. Durante el primer mes del año se celebra el Maharram, que también es un periodo de regocijo y regalos.
Aunque todo musulmán debe cumplir el ayuno del Ramadán, hay algunas excepciones. Quedan eximidos de su práctica los enfermos, los inválidos, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las que están criando. Los viajeros que hagan recorridos de más de tres días quedan eximidos temporalmente, pero deben reparar esta falta lo antes posible; lo mismo que los enfermos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ummm.. px me parexe rbueno ese tma de la reli del islam px me parec interesant su forma de convivir en comunidad.... amor y paz....xp

lunes, 1 de septiembre de 2008

Comienza el Ramadán


La religión del Islam pide a sus fieles cinco deberes esenciales: Profesar su fe a Alá, orar, ayunar, pagar un diezmo y peregrinar al menos una vez en la vida a La Meca. Actualmente, los musulmanes están cumpliendo con uno de estos fundamentos religiosos: la práctica del ayuno. El mes de Ramadán, el noveno del calendario musulmán, es el tiempo del ayuno.
Durante cada día (entre el amanecer y el atardecer) del Ramadán los musulmanes deben abstenerse completamente de ingerir alimentos, beber, fumar tabaco y tener relaciones sexuales. Este mes se dedica a la contemplación y a la devoción. Los musulmanes se concentran en su fe y dedican menos tiempo a las preocupaciones cotidianas. Durante el día van a la mezquita y permanecen ahí varias horas orando y estudiando el Corán.
Al atardecer el ayuno termina con oraciones y una comida llamada iftar. Después del iftar es costumbre ir a visitar a la familia y a los amigos. Algunos musulmanes dedican buena parte de la noche recitando una oración especial del Ramadán llamada la Oración Nocturna (Taraweeh). Según el Corán, el musulmán puede beber y comer durante la noche, "hasta que se pueda distinguir un hilo blanco de un hilo negro a la luz del día: entonces comienza nuevamente el ayuno". Todo el beneficio espiritual que trae el ayuno se puede destruir por cinco ofensas: mentir, calumniar, denunciar a alguien a sus espaldas, jurar en falso, sentir envidia o ambición.
En la tarde del día 27 del mes del Ramadán, los musulmanes celebran el Laylat-al-Quadr (Noche de Poder). Se cree que en esta noche del Ramadán Mahoma recibió la primera revelación que le hizo el arcángel Gabriel del libro sagrado, el Corán. Asimismo, el Corán indica que en esta noche Alá (Dios) determina el curso del mundo durante un año.
Cuando termina el Ramadán (el primer día del mes de Shawwal) se celebra una fiesta de tres días llamada Id-al-Fitr (Fiesta del final del ayuno). Se intercambian regalos y la familia y amigos se reúnen para comer y celebrar. Setenta días después se celebra el Gran Bairam, que señala el fin del año mahometano. Durante el primer mes del año se celebra el Maharram, que también es un periodo de regocijo y regalos.
Aunque todo musulmán debe cumplir el ayuno del Ramadán, hay algunas excepciones. Quedan eximidos de su práctica los enfermos, los inválidos, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las que están criando. Los viajeros que hagan recorridos de más de tres días quedan eximidos temporalmente, pero deben reparar esta falta lo antes posible; lo mismo que los enfermos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ummm.. px me parexe rbueno ese tma de la reli del islam px me parec interesant su forma de convivir en comunidad.... amor y paz....xp