miércoles, 20 de mayo de 2009

Eugenio Monesma







Este fin de semana Eugenio Monesma lo paso en Laspuña ,con los nabateros del Sobrarbe, compartiendo la jornada de trabajo y los momentos de descanso, ha sido un placer verle filmar,escuchar sus anécdotas y poder absorber parte de su gran sabiduría etnográfica.
Eugenio Monesma nacido en Huesca en 1952. Realizador de cine y vídeo. Se inicia en el formato Súper-8 con cortometrajes de fuerte carga simbólica y compromiso social: Guernica (1979), Jaque de reyes (1980), Soldados de papel (1981).
El año 1983 marca un giro importante en su carrera. Su ingreso en el Instituto Aragonés de Antropología significa la orientación hacia un cine etnográfico: «la etnografía es la albañilería, la antropología la arquitectura. Yo me conformo con ser un albañil», puntualizará el autor. Poco a poco el oscense va encontrándose con los resortes representativos del medio y va adquiriendo un sentido fílmico que le hace superar los planteamientos excesivamente documentalistas de determinado cine etnográfico.
Sus primeros trabajos tienen ya un valor pionero, como se puede apreciar en El esquilado de caballerías (1982), Navateros (1983) y Los dances de San Juan de Plan (1985).
Luego ha ido perfeccionando su manera de enfrentarse con la cámara a los hechos y su capacidad para verterlos en un relato en el que, sin perder el respeto a la intencionalidad etnográfica, tampoco se olvida de los valores fílmicos. El resultado es uno de los corpus etnográfico-antropológicos más importantes de España, con un especial acento en las tradiciones y oficios aragoneses.

No hay comentarios:

miércoles, 20 de mayo de 2009

Eugenio Monesma







Este fin de semana Eugenio Monesma lo paso en Laspuña ,con los nabateros del Sobrarbe, compartiendo la jornada de trabajo y los momentos de descanso, ha sido un placer verle filmar,escuchar sus anécdotas y poder absorber parte de su gran sabiduría etnográfica.
Eugenio Monesma nacido en Huesca en 1952. Realizador de cine y vídeo. Se inicia en el formato Súper-8 con cortometrajes de fuerte carga simbólica y compromiso social: Guernica (1979), Jaque de reyes (1980), Soldados de papel (1981).
El año 1983 marca un giro importante en su carrera. Su ingreso en el Instituto Aragonés de Antropología significa la orientación hacia un cine etnográfico: «la etnografía es la albañilería, la antropología la arquitectura. Yo me conformo con ser un albañil», puntualizará el autor. Poco a poco el oscense va encontrándose con los resortes representativos del medio y va adquiriendo un sentido fílmico que le hace superar los planteamientos excesivamente documentalistas de determinado cine etnográfico.
Sus primeros trabajos tienen ya un valor pionero, como se puede apreciar en El esquilado de caballerías (1982), Navateros (1983) y Los dances de San Juan de Plan (1985).
Luego ha ido perfeccionando su manera de enfrentarse con la cámara a los hechos y su capacidad para verterlos en un relato en el que, sin perder el respeto a la intencionalidad etnográfica, tampoco se olvida de los valores fílmicos. El resultado es uno de los corpus etnográfico-antropológicos más importantes de España, con un especial acento en las tradiciones y oficios aragoneses.

No hay comentarios: