lunes, 2 de agosto de 2010

A las ocho


El reloj del plano Morillo marcaba el paso del tiempo y a las ocho de la tarde de se abrieron las puertas de una nueva época, de una nueva Alter@Nativa
Como si fuera una procesión, una ofrenda a los dioses paganos la gente encamino sus pasos hacia el nuevo oráculo de Baco y el templo no podía dar cabida a tantos fieles.
Pero los sacerdotes y sacerdotisas del templo doblaron sus esfuerzos y todos los asistentes mortales pudieron saborear las ofrendas que se presentaron a las deidades.
Satisfechos por el ágape y tras la llamada de Morfeo regresaron los mortales a sus moradas terrenales. Los últimos fieles escucharon cinco campanadas cinco en el reloj del lugar y se retiraron a toriles.

No hay comentarios:

lunes, 2 de agosto de 2010

A las ocho


El reloj del plano Morillo marcaba el paso del tiempo y a las ocho de la tarde de se abrieron las puertas de una nueva época, de una nueva Alter@Nativa
Como si fuera una procesión, una ofrenda a los dioses paganos la gente encamino sus pasos hacia el nuevo oráculo de Baco y el templo no podía dar cabida a tantos fieles.
Pero los sacerdotes y sacerdotisas del templo doblaron sus esfuerzos y todos los asistentes mortales pudieron saborear las ofrendas que se presentaron a las deidades.
Satisfechos por el ágape y tras la llamada de Morfeo regresaron los mortales a sus moradas terrenales. Los últimos fieles escucharon cinco campanadas cinco en el reloj del lugar y se retiraron a toriles.

No hay comentarios: