martes, 26 de julio de 2011

Vive como puedas (si puedes,si te dejan,si quieres)


¡¡Gracias por escribir!!

Finalizada la lectura del libro "Vive como puedas" de J.Berges y todavia incapaz de liberarme de sus cadenas,...ahora si,  ya liberado de los viculos que me unian a este libro, he decidido quemar mi diario (no pienso escribir otro) y he localizado mi disfraz de payaso (nunca se sabe). Y  por ultimo acabo de tirar al cubo de basura (organica) todos los paquetes de caldo envasado que tenia en la despensa.

Ingredientes para 3 litros de caldo.
Un craneo humano mediano, limpio, eviscerado y con piel, 2 nabos, 3 zanahorias, un puerro, una patata, 2-3 ramas de apio verde, una rodaja de calabaza pelada, una hoja de laurel, unos granos de pimienta negra, sal, una ramillete de perejil.
Elaboración.
Lo ideal para el caldo casero es usar una cazuela grande, donde quepan bien todos los ingredientes. Introduce dentro el craneo entero, limpio y lavado, para quitar posibles restos de sangre o masa encefalica.
Añade 4 litros de agua, o lo suficiente para que cubra bien el craneo y llevalo a la ebullición.
Ve añadiendo a la olla las verduras, peladas y troceadas. No desaproveches la parte verde del puerro, ni las hojas del apio. Adereza con la pimienta, una cucharada de sal y el perejil. Si quieres puedes añadir un poco de tomillo fresco.
Deja cocer a fuego lento durante una hora y media como mínimo, hasta que quede un caldo sustancioso. Es importante ir espumando la superficie para que el caldo quede claro. Para ello usa un cucharón o espumadera.
Consejos.
Este caldo se puede enriquecer con otras verduras, o darle más sabor con un hueso de femur. Una vez listo es mejor dejarlo enfriar en el frigorífico y retirar la grasa que se queda en la superficie, usando una cuchara.
Ya en este punto lo podremos colar para su uso, pasando por un colador fino o chino. El craneo se reserva aparte. Lo mejor es sacar la carne del craneo y usarla para añadirla a la sopa, o para unas croquetas, como es tradicional.

1 comentario:

Joaquín Berges dijo...

Me han dicho que este caldo es muy rico en fósforo.

La portada queda muchísimo mejor tal como la planteas, Zagal. Se lo voy a pasar a los señores de Tusquets.

Muchos abrazos.

martes, 26 de julio de 2011

Vive como puedas (si puedes,si te dejan,si quieres)


¡¡Gracias por escribir!!

Finalizada la lectura del libro "Vive como puedas" de J.Berges y todavia incapaz de liberarme de sus cadenas,...ahora si,  ya liberado de los viculos que me unian a este libro, he decidido quemar mi diario (no pienso escribir otro) y he localizado mi disfraz de payaso (nunca se sabe). Y  por ultimo acabo de tirar al cubo de basura (organica) todos los paquetes de caldo envasado que tenia en la despensa.

Ingredientes para 3 litros de caldo.
Un craneo humano mediano, limpio, eviscerado y con piel, 2 nabos, 3 zanahorias, un puerro, una patata, 2-3 ramas de apio verde, una rodaja de calabaza pelada, una hoja de laurel, unos granos de pimienta negra, sal, una ramillete de perejil.
Elaboración.
Lo ideal para el caldo casero es usar una cazuela grande, donde quepan bien todos los ingredientes. Introduce dentro el craneo entero, limpio y lavado, para quitar posibles restos de sangre o masa encefalica.
Añade 4 litros de agua, o lo suficiente para que cubra bien el craneo y llevalo a la ebullición.
Ve añadiendo a la olla las verduras, peladas y troceadas. No desaproveches la parte verde del puerro, ni las hojas del apio. Adereza con la pimienta, una cucharada de sal y el perejil. Si quieres puedes añadir un poco de tomillo fresco.
Deja cocer a fuego lento durante una hora y media como mínimo, hasta que quede un caldo sustancioso. Es importante ir espumando la superficie para que el caldo quede claro. Para ello usa un cucharón o espumadera.
Consejos.
Este caldo se puede enriquecer con otras verduras, o darle más sabor con un hueso de femur. Una vez listo es mejor dejarlo enfriar en el frigorífico y retirar la grasa que se queda en la superficie, usando una cuchara.
Ya en este punto lo podremos colar para su uso, pasando por un colador fino o chino. El craneo se reserva aparte. Lo mejor es sacar la carne del craneo y usarla para añadirla a la sopa, o para unas croquetas, como es tradicional.

1 comentario:

Joaquín Berges dijo...

Me han dicho que este caldo es muy rico en fósforo.

La portada queda muchísimo mejor tal como la planteas, Zagal. Se lo voy a pasar a los señores de Tusquets.

Muchos abrazos.