martes, 14 de noviembre de 2017

Adiós a Rosa de Ignacio,


Nuestra vecina Rosa Campo de Casa Ignacio ha cruzado la laguna estigia donde nos esperan todos nuestros seres queridos.

El funeral se realizara en Laspuña este 14 de Noviembre a las 15:30 pm
Nuestro mas sincero pésame a toda la familia.

> Nos ha dejado una de las más risueñas "Chicas del teatro". Rosa,te decimos adiós con tristeza pero la alegría nos llena al recordarte. >


LA ROSA 
(por Álvarez Quintero)


Era un jardín sonriente; 
era una tranquila fuente 
de cristal; 
era, a su borde asomada, 
una rosa inmaculada 
de un rosal. 
Era un viejo jardinero 
que cuidaba con esmero 
del vergel. 
Y era la rosa un tesoro 
de más quilates que el oro 
para él. 
A la orilla de la fuente 
un caballero pasó, 
y la rosa dulcemente 
de su tallo separó. 
Y al notar el jardinero 
que faltaba del rosal, 
cantaba así, plañidero, 
receloso de su mal: 
- Rosa, la más delicada 
que por mi amor cultivada 
nunca fue; 
rosa la más encendida, 
la más fragante y pulida 
que cuidé; 
blanca estrella que del cielo, 
curiosa de ver el suelo, 
resbaló; 
a la que una mariposa, 
de mancharla temerosa, 
no llegó. 
¿Quién te quiere? ¿Quién te llama 
por tu bien o por tu mal? 
¿Quién te llevó de la rama, 
que no estás en el rosal?...

Así un día y otro día,
entre espinas y entre flores,
el jardinero plañía
imaginando dolores,
desde aquel en que a la fuente
un caballero llegó
y la rosa dulcemente
de su tallo separó.

No hay comentarios:

martes, 14 de noviembre de 2017

Adiós a Rosa de Ignacio,


Nuestra vecina Rosa Campo de Casa Ignacio ha cruzado la laguna estigia donde nos esperan todos nuestros seres queridos.

El funeral se realizara en Laspuña este 14 de Noviembre a las 15:30 pm
Nuestro mas sincero pésame a toda la familia.

> Nos ha dejado una de las más risueñas "Chicas del teatro". Rosa,te decimos adiós con tristeza pero la alegría nos llena al recordarte. >


LA ROSA 
(por Álvarez Quintero)


Era un jardín sonriente; 
era una tranquila fuente 
de cristal; 
era, a su borde asomada, 
una rosa inmaculada 
de un rosal. 
Era un viejo jardinero 
que cuidaba con esmero 
del vergel. 
Y era la rosa un tesoro 
de más quilates que el oro 
para él. 
A la orilla de la fuente 
un caballero pasó, 
y la rosa dulcemente 
de su tallo separó. 
Y al notar el jardinero 
que faltaba del rosal, 
cantaba así, plañidero, 
receloso de su mal: 
- Rosa, la más delicada 
que por mi amor cultivada 
nunca fue; 
rosa la más encendida, 
la más fragante y pulida 
que cuidé; 
blanca estrella que del cielo, 
curiosa de ver el suelo, 
resbaló; 
a la que una mariposa, 
de mancharla temerosa, 
no llegó. 
¿Quién te quiere? ¿Quién te llama 
por tu bien o por tu mal? 
¿Quién te llevó de la rama, 
que no estás en el rosal?...

Así un día y otro día,
entre espinas y entre flores,
el jardinero plañía
imaginando dolores,
desde aquel en que a la fuente
un caballero llegó
y la rosa dulcemente
de su tallo separó.

No hay comentarios: