domingo, 3 de junio de 2018

El cantón de Aguilar


El cementerio de Laspuña estaba inicialmente al lado de la iglesia como en la mayoría de los pueblos (no dispongo de ninguna foto de esa época). Ya antes de la guerra se trasladó a su ubicación actual, el cantón de Aguilar, aunque los féretros se seguían depositando en tumbas en el suelo.
Ya en los 40 empezaron a realizarse algunos enterramientos en unos nichos que construyó Joaquín Betato Pera y que se iban ampliando según las necesidades.
No fue hasta la década de los 60 que se construyeron  los nichos, la obra la realizaron entre dos constructores uno de Barbastro (Maza) y otro de Monzón (El marido de Luisa de Casa Bara) . A finales del siglo pasado se realizó la última ampliación del cementerio con nichos prefabricados  que rompían por completo la estética anterior. Las tendencias arquitectónicas cambian y no me parece mal la utilización de nuevos elementos, así pueden diferenciarse las dos épocas en las que fueron construidos.
Ahora se ha realizado una obra de embellecimiento de la entrada, retirando el revoco de la pared y dejando el muro con la piedra vista. Un buen trabajo que ya será perfecto si se retira de esa zona el contenedor de materiales para reciclar pues así además de librarnos de un elemento que daña a la vista no damos pie al humor negro.(Ep!!!, el humor que no falte, sea del color que sea).


No hay comentarios:

domingo, 3 de junio de 2018

El cantón de Aguilar


El cementerio de Laspuña estaba inicialmente al lado de la iglesia como en la mayoría de los pueblos (no dispongo de ninguna foto de esa época). Ya antes de la guerra se trasladó a su ubicación actual, el cantón de Aguilar, aunque los féretros se seguían depositando en tumbas en el suelo.
Ya en los 40 empezaron a realizarse algunos enterramientos en unos nichos que construyó Joaquín Betato Pera y que se iban ampliando según las necesidades.
No fue hasta la década de los 60 que se construyeron  los nichos, la obra la realizaron entre dos constructores uno de Barbastro (Maza) y otro de Monzón (El marido de Luisa de Casa Bara) . A finales del siglo pasado se realizó la última ampliación del cementerio con nichos prefabricados  que rompían por completo la estética anterior. Las tendencias arquitectónicas cambian y no me parece mal la utilización de nuevos elementos, así pueden diferenciarse las dos épocas en las que fueron construidos.
Ahora se ha realizado una obra de embellecimiento de la entrada, retirando el revoco de la pared y dejando el muro con la piedra vista. Un buen trabajo que ya será perfecto si se retira de esa zona el contenedor de materiales para reciclar pues así además de librarnos de un elemento que daña a la vista no damos pie al humor negro.(Ep!!!, el humor que no falte, sea del color que sea).


No hay comentarios: