ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO

San Andrés 2018 en Laspuña




“Dichoso mes que empezipia en Todos os Santos y remata en San Andrés.
De San Andrés ta navida tres semanas en verdad.
Una agüela que bien contó tres días más alcuentró.”

Hoy en Laspuña y cumpliendo con la tradición se ha celebrado misa en a Iglesieta de San Andrés para honrar al santo. Tras la celebración de la eucaristía se ha repartido torta y vino entre los asistentes.
Hay que dar las gracias a las personas que han limpiado el interior de la ermita y la han adecuado para que hoy estuviera en buenas condiciones  para la celebración religiosa.
No podemos olvidarnos de Mosén Edbin, al que también queremos darle las gracias por su predisposición a la hora de celebrar actos como este, ya que para la gente de Laspuña además de ser celebraciones religiosas tienen un alto contenido social y cultural.
La Iglesieta de San Andrés según el SIPCA
El Sistema de Información de Patrimonio Cultural Aragonés (SIPCA) tiene como finalidad almacenar y gestionar de manera coordinada la información sobre el patrimonio cultural material e inmaterial de Aragón.
La ermita de San Andrés, la Iglesieta de San Andrés para nosotros, está catalogada como un bien arquitectónico por el SIPCA y la describe de esta forma:
“Edificio construido en sillarejo de diferentes tamaños y calidades en su labra. El ábside presenta construcción de piezas más grandes y mejor labradas, mientras que los muros laterales y de los pies están construidos con materiales de menor tamaño y peor factura.
Su planta es rectangular, con nave única y cabecera semicircular destacada en planta por ser de menor anchura que la nave.
La cubierta de la nave se ha realizado en madera y la del ábside es de bóveda de cuarto de esfera.
El acceso está situado en el muro de los pies, cerrado con puerta de madera. Posee dintel monolítico de grandes dimensiones y sus jambas se han realizado con piezas de gran tamaño. Existe un atrio abierto al exterior el cual es prácticamente una prolongación de la cubierta y de los muros laterales. Se abre al exterior sin arco alguno, mostrando larguero de madera soportando el extremo de la cubierta. Esta parte del edificio presenta aparejo rejuntado con cemento, a diferencia del resto del exterior del edificio. Posee también poyo corrido que recorre los dos muros laterales del atrio y el del acceso.
Al interior se abren tan solo dos vanos. Uno, abocinado con derrame simple al exterior, es cuadrangular y se sitúa en el muro de la derecha. El segundo, abocinado con derrame simple al interior, es estrecho y alargado y abre en el centro de la cabecera.
Ésta se separa de la nave mediante arco triunfal de medio punto.
Actualmente el aparejo permanece rejuntado con cemento en todo el interior. El tejado es a dos aguas, cubierto con losas de piedra y rematado longitudinalmente con línea de tejas curvas.”

No hay comentarios: