Nuestra tienda - A nuestra botiga

"A Cruz da Cantonada"

 






Las cruces de término se colocaban antiguamente en los caminos a la entrada de los pueblos como muestra de hospitalidad y piedad religiosa de sus habitantes, 

En Laspuña-A Espuña eran tres cruces las que señalaban la entrada al lugar y que desaparecieron en la época de la posguerra. No obstante todavía existe la columna de una cuarta cruz que, prácticamente dentro de la zona habitada , daba la bienvenida a los visitantes que venían por el camino viejo de Ceresa y llegaban al lugar entrando por "a Figarota".

"A Cruz da Cantonada", tenía una utilidad más religiosa y no tan solo de delimitación del casco urbano.

Era el punto de parada en todas las procesiones donde el sacerdote arrodillado realizaba sus rezos.

Era el punto de reunión e inicio de la romería a Fuensanta y a San Andrés.

Con el paso de los años también fue fue perdiendo parte de su función religiosa que aún perdura en la memoria de los que vivieron la posguerra.

Aunque ahora solo queda el pilar central, en sus buenos tiempos el conjunto estaba formado por una grada de tres escalones iguales y un cuarto más alto que hacía de base donde se apoyaba el pilar que remataba con una cruz de hierro.

La cruz desaparecio durante la contienda incivil del 36 y los escalones al realizar la ampliación de la calle Cantonada para que pudieran pasar los tractores y cosechadoras.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios.
No se publicarán si el autor no está debidamente identificado.
Gracias