domingo, 30 de diciembre de 2007

Mas radares en el 2008


A principios del próximo año, comenzarán a funcionar cuatro nuevos radares fijos en la red viaria oscense, que en la actualidad cuenta con un total de seis más dos situados en el túnel de Somport, según explica el jefe provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río. Concretamente, se instalan en la carretera A-132, un poco antes de la pista de exámenes de autoescuelas sentido Huesca; en la N-II, en la zona entre Candasnos y Fraga, en el kilómetro 422; en la N-211 de Fraga hacia Torrente y Mequinenza, en torno al kilómetro 319, próximo con el límite con la provincia de Zaragoza; y en la N-230, carretera que va de Lérida a Benabarre, en un tramo antes de llegar a la localidad ribagorzana. Fernández del Río remarca que, una vez colocados, el centro de meteorología tiene que homologar los aparatos de precisión.En el año 2005, se instalaron los tres radares fijos que existen en la carretera N-240: en el kilómetro 211, en Estrecho Quinto; en el 186, en las curvas de Angüés; y en el 158, en el cruce de Barbastro con la carretera que va a Graus y Benabarre, que está actualmente en obras.En 2006, se incorporaron otros tres dispositivos más: en la A-23, antes de la entrada a Huesca; en la N-330, en la circunvalación de Sabiñánigo; y en la carretera que va de Barbastro hacia Graus, en el cruce del kilómetro 3 para entrar a la ciudad del Vero. “Cuando se planteó este plan de tres años, lo que se hizo fue reunir a la comisión provincial de seguridad vial y lo que procuramos es instalar los radares en zonas peligrosas, bien en puntos negros o sitios próximos para combatir esos lugares en los que considerábamos que la velocidad podía ser un factor agravante de los accidentes de tráfico”, explica Fernández del Río. Además, cabe indicar que existen dos radares fijos en el túnel de Somport y aparte están los móviles.Respecto a los resultados obtenidos hasta ahora, el jefe provincial de Tráfico se refiere a los de la N-240 por ser los que más tiempo llevan funcionando y “han dejado de ser puntos negros (donde se han colocado) y ha bajado la accidentalidad en la N-240 bastante. Esperemos que continúe”.


(Noticia del Diario del Alto Aragon)

No hay comentarios:

domingo, 30 de diciembre de 2007

Mas radares en el 2008


A principios del próximo año, comenzarán a funcionar cuatro nuevos radares fijos en la red viaria oscense, que en la actualidad cuenta con un total de seis más dos situados en el túnel de Somport, según explica el jefe provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río. Concretamente, se instalan en la carretera A-132, un poco antes de la pista de exámenes de autoescuelas sentido Huesca; en la N-II, en la zona entre Candasnos y Fraga, en el kilómetro 422; en la N-211 de Fraga hacia Torrente y Mequinenza, en torno al kilómetro 319, próximo con el límite con la provincia de Zaragoza; y en la N-230, carretera que va de Lérida a Benabarre, en un tramo antes de llegar a la localidad ribagorzana. Fernández del Río remarca que, una vez colocados, el centro de meteorología tiene que homologar los aparatos de precisión.En el año 2005, se instalaron los tres radares fijos que existen en la carretera N-240: en el kilómetro 211, en Estrecho Quinto; en el 186, en las curvas de Angüés; y en el 158, en el cruce de Barbastro con la carretera que va a Graus y Benabarre, que está actualmente en obras.En 2006, se incorporaron otros tres dispositivos más: en la A-23, antes de la entrada a Huesca; en la N-330, en la circunvalación de Sabiñánigo; y en la carretera que va de Barbastro hacia Graus, en el cruce del kilómetro 3 para entrar a la ciudad del Vero. “Cuando se planteó este plan de tres años, lo que se hizo fue reunir a la comisión provincial de seguridad vial y lo que procuramos es instalar los radares en zonas peligrosas, bien en puntos negros o sitios próximos para combatir esos lugares en los que considerábamos que la velocidad podía ser un factor agravante de los accidentes de tráfico”, explica Fernández del Río. Además, cabe indicar que existen dos radares fijos en el túnel de Somport y aparte están los móviles.Respecto a los resultados obtenidos hasta ahora, el jefe provincial de Tráfico se refiere a los de la N-240 por ser los que más tiempo llevan funcionando y “han dejado de ser puntos negros (donde se han colocado) y ha bajado la accidentalidad en la N-240 bastante. Esperemos que continúe”.


(Noticia del Diario del Alto Aragon)

No hay comentarios: