viernes, 21 de noviembre de 2008

Un “Torero” que deja este redondel


La Prensa,el diario de la region del Maule (Chile)
(Articulo publicado el Jueves, 20 noviembre a las 01:32:49)

Para ningún curicano y menos para un español residente en Chile, es indiferente la partida al Más Allá de Jesús Ceresuela Pons (Q.E.P.D).
Por la mañana se alejó para siempre y sin duda entró alegre a la eternidad, siempre riendo, provocando risas y expresando alegría, tal como fue su vida, donde el trabajo y la solidaridad lo identificaron. Laspuña en los Pirineos de Aragón vieron su infancia, luego una mirada a Chile, donde sus familiares ya habían desarrollado empresa.
Curicó fue la estación final de ese viaje con apenas 12 años de edad. Luego toda una historia de esfuerzo, trabajo, tenacidad, sin dejar de lado la entrega por los demás, por los que necesitan del servicio de los otros.
Ahí “el torero” tuvo sus mejores actuaciones.Todo se refleja cuando la ciudad lo declara Ciudadano Ilustre, decisión aplaudida por todos los sectores. Una atinada medida para reconocer en este hombre nacido en España pero hijo de Chile y Curicó, un servidor no sólo en el redondel de sus negocios, sino en toda una comunidad con la cual se identificó, especialmente en todo aquello que guarda hispanidad y la cultura ibérica.Sello inigualablePresidente del Centro Español y entusiasta forjador de identidad hispánica colaborando con las entidades españolas residentes. La colectividad chilena, reconocían en “El Torero” de Curicó un ícono que marcó la presencia de aquellos emigrantes que un día pasaron a ser parte de la nacionalidad chilena, pero que siempre se sintieron orgullosos y nostálgicos por sus raíces.
Jesús Ceresuela Pons fue un hombre de Curicó. Esos que trascienden por su actuar siempre generoso. Muchas veces olvidó lo suyo por darse a los demás. Su tesón por emprender fue constante, pero también supo de tiempos buenos y malos, tal como es la vida. Nunca derrotado, siempre con la mirada erguida luchó por los suyos y por lo demás y puso un sello familiar en la ciudad: en la Casa Franco, en sus campos, en sus viñedos y frutales. Puso también su sello inigualable en el gremio del comercio –Cámara de Comercio– en el deporte, como el Club Alianza, en la inquietud de su tío Jesús Pons Franco, en el Deportivo Español, en el Estadio Español, en fin. Este hombre pasó por la vida y la vida no pasó por él.
Su presencia siempre marcó un estilo de entrega desinteresada, siempre dando más que recibiendo.Categórico en sus opiniones y porfiado en la discusión. No daba tregua para defender sus puntos de vista y con esa simpatía irrepetible muchas veces le escuchamos esa expresión: “¡Putas el huevón-huevón...!”, que sin duda provocaba las risas propia de cada conversación y cada encuentro.Mantuvo el sentimiento hispánico en Curicó con el mayor entusiasmo. Predicó con el ejemplo cuando se trataba de trabajar en esas inolvidables actividades impregnadas de hispanidad, con dichos y acento español que llevó por siempre.
El redondel de la ciudad ya estaba sin este “Torero” querido y respetado. La enfermedad lo refugió como “matador” viejo, pero no derrotado en la “arena” de su hogar. Tal como la ciudad y la colectividad chilena residente lo valoró, también en el seno de su hermosa familia supo del cariño protector de su esposa, sus hijos y nietos, hasta el último momento de su vida.
El querido “Torero”, es recibido con aplausos en el redondel del Cielo. Ahí tiene un escenario dispuesto para sus acciones siempre altruistas que Dios las conoce de sobra. Ahí sabemos que jugará como local siempre, pues no en vano así se preparó toda la vida. Consecuentemente católico, vivió en la fe, de la cual se impregna toda su distinguida familia. Practicó el amor al prójimo, llevó el nombre de Jesús y siempre estuvo muy cerca de Cristo.
Cuando muere un hombre como Jesús Ceresuela Pons, surge una gran pena que permite la humedad en la mirada y un el rodar de una lágrima. Luego no hay lugar para la tristeza, pues siempre creyó él y los suyos en esa vida mejor: la eterna, donde hoy se encuentra. En tal sentido cada 19 de noviembre será la Fiesta del “Torero”. Una vida terrenal de 75 años se terminó. La otra ha comenzado...
Sólo nos resta dar este testimonio de amistad inconmensurable, para recordar su generosidad y su alegría. Los deseos de felicidad y estímulos para los que hemos seguido por la senda en pos del bien, que siempre nos impregnó con el consejo oportuno y a veces drástico. Este diario La Prensa lo sintió suyo, lo admiró y lo criticó, tal como se hace con los amigos de verdad. Por tal motivo hoy estamos con todos los suyos: especialmente con su esposa Maricarmen De Dios, y sus hijos: María Dolores, Jesús Ignacio, Pablo Andrés Macarena Paz. Abrazo sincero y cariñoso, así de grande para que desde Curicó se vaya hasta Laspuña, el lugar que lo vio nacer y ahora a la distancia los ha visto morir.
Ya tendremos la oportunidad para volver estar con el “Torero” Ceresuela. Como partió adelante ya tendrá conquistado el redondel del Cielo.
(H.S.P.)

2 comentarios:

mariano altemir dijo...

Familia Ceresuala :
Estad orgullosos se este hombre emprendedor, buen negociante,y mejor persona.
Una persona JESUS que despues de tantos años de brega, despues de tantos años de entrega ¿A quien? a TODOS AQUELLOS QUE CONOCIA enfin a con palabras mayusculas A TODOS , espero tenga el descanso alli donde este y sepa que su alegria, su sonrisa, sus atenciones para con todos siempre estaran presentes entre quienes tuvimos el honor de conocerlo, estimarlo y tratarlo.
HASTA SIEMPRE JESUS.
Un abrazo a su esposa, hijos y demas familia.
Mariano

mingo dijo...

Me Faltan palabras pero me sobran sentimientos y emociones para honran la figura del tio Jesús pero dejo que la prensa habla de él:
"CURICÓ. Con muestras de hondo pesar y espontáneos aplausos fue despedido ayer por una masiva concurrencia el Ciudadano Ilustre Jesús Ceesuela Pons(Q.E.P.D.)
La misa fúnebre se realizó en la Iglesia San Carlos de Trapiche de la Sagrada Familia, la que se hizo estrecha ante la gran concurrencia de personas. Allí los más cercanos al fallecido empresario manifestaron diversas expresiones de cariño y reconocimiento familiar. Hijos, sobrinos y trabajadores, como también una carta póstuma, que desató honda emoción.
Luego en el Cementerio Parque Curicó hubo despedidas de representantes de diversas instituciones a las cuales estuvo vinculdo este ciudadano español-chileno, quien dejó de existir a la edad de 75 años.
A nombre de la ciudad lo despidió el Alcalde Celso Morales, por la condición de Ciudadano Ilustre que distinguió a quien se le conoció cariñosamente como " El torero", Je4sús Ceresuela Pons. Espontáneos aplausos surgieron durante estas exquias con los que se reflejó el cariño a este miembro de la colectividad española residente , ampliamente conocido en la ciudad, la región y el país."

viernes, 21 de noviembre de 2008

Un “Torero” que deja este redondel


La Prensa,el diario de la region del Maule (Chile)
(Articulo publicado el Jueves, 20 noviembre a las 01:32:49)

Para ningún curicano y menos para un español residente en Chile, es indiferente la partida al Más Allá de Jesús Ceresuela Pons (Q.E.P.D).
Por la mañana se alejó para siempre y sin duda entró alegre a la eternidad, siempre riendo, provocando risas y expresando alegría, tal como fue su vida, donde el trabajo y la solidaridad lo identificaron. Laspuña en los Pirineos de Aragón vieron su infancia, luego una mirada a Chile, donde sus familiares ya habían desarrollado empresa.
Curicó fue la estación final de ese viaje con apenas 12 años de edad. Luego toda una historia de esfuerzo, trabajo, tenacidad, sin dejar de lado la entrega por los demás, por los que necesitan del servicio de los otros.
Ahí “el torero” tuvo sus mejores actuaciones.Todo se refleja cuando la ciudad lo declara Ciudadano Ilustre, decisión aplaudida por todos los sectores. Una atinada medida para reconocer en este hombre nacido en España pero hijo de Chile y Curicó, un servidor no sólo en el redondel de sus negocios, sino en toda una comunidad con la cual se identificó, especialmente en todo aquello que guarda hispanidad y la cultura ibérica.Sello inigualablePresidente del Centro Español y entusiasta forjador de identidad hispánica colaborando con las entidades españolas residentes. La colectividad chilena, reconocían en “El Torero” de Curicó un ícono que marcó la presencia de aquellos emigrantes que un día pasaron a ser parte de la nacionalidad chilena, pero que siempre se sintieron orgullosos y nostálgicos por sus raíces.
Jesús Ceresuela Pons fue un hombre de Curicó. Esos que trascienden por su actuar siempre generoso. Muchas veces olvidó lo suyo por darse a los demás. Su tesón por emprender fue constante, pero también supo de tiempos buenos y malos, tal como es la vida. Nunca derrotado, siempre con la mirada erguida luchó por los suyos y por lo demás y puso un sello familiar en la ciudad: en la Casa Franco, en sus campos, en sus viñedos y frutales. Puso también su sello inigualable en el gremio del comercio –Cámara de Comercio– en el deporte, como el Club Alianza, en la inquietud de su tío Jesús Pons Franco, en el Deportivo Español, en el Estadio Español, en fin. Este hombre pasó por la vida y la vida no pasó por él.
Su presencia siempre marcó un estilo de entrega desinteresada, siempre dando más que recibiendo.Categórico en sus opiniones y porfiado en la discusión. No daba tregua para defender sus puntos de vista y con esa simpatía irrepetible muchas veces le escuchamos esa expresión: “¡Putas el huevón-huevón...!”, que sin duda provocaba las risas propia de cada conversación y cada encuentro.Mantuvo el sentimiento hispánico en Curicó con el mayor entusiasmo. Predicó con el ejemplo cuando se trataba de trabajar en esas inolvidables actividades impregnadas de hispanidad, con dichos y acento español que llevó por siempre.
El redondel de la ciudad ya estaba sin este “Torero” querido y respetado. La enfermedad lo refugió como “matador” viejo, pero no derrotado en la “arena” de su hogar. Tal como la ciudad y la colectividad chilena residente lo valoró, también en el seno de su hermosa familia supo del cariño protector de su esposa, sus hijos y nietos, hasta el último momento de su vida.
El querido “Torero”, es recibido con aplausos en el redondel del Cielo. Ahí tiene un escenario dispuesto para sus acciones siempre altruistas que Dios las conoce de sobra. Ahí sabemos que jugará como local siempre, pues no en vano así se preparó toda la vida. Consecuentemente católico, vivió en la fe, de la cual se impregna toda su distinguida familia. Practicó el amor al prójimo, llevó el nombre de Jesús y siempre estuvo muy cerca de Cristo.
Cuando muere un hombre como Jesús Ceresuela Pons, surge una gran pena que permite la humedad en la mirada y un el rodar de una lágrima. Luego no hay lugar para la tristeza, pues siempre creyó él y los suyos en esa vida mejor: la eterna, donde hoy se encuentra. En tal sentido cada 19 de noviembre será la Fiesta del “Torero”. Una vida terrenal de 75 años se terminó. La otra ha comenzado...
Sólo nos resta dar este testimonio de amistad inconmensurable, para recordar su generosidad y su alegría. Los deseos de felicidad y estímulos para los que hemos seguido por la senda en pos del bien, que siempre nos impregnó con el consejo oportuno y a veces drástico. Este diario La Prensa lo sintió suyo, lo admiró y lo criticó, tal como se hace con los amigos de verdad. Por tal motivo hoy estamos con todos los suyos: especialmente con su esposa Maricarmen De Dios, y sus hijos: María Dolores, Jesús Ignacio, Pablo Andrés Macarena Paz. Abrazo sincero y cariñoso, así de grande para que desde Curicó se vaya hasta Laspuña, el lugar que lo vio nacer y ahora a la distancia los ha visto morir.
Ya tendremos la oportunidad para volver estar con el “Torero” Ceresuela. Como partió adelante ya tendrá conquistado el redondel del Cielo.
(H.S.P.)

2 comentarios:

mariano altemir dijo...

Familia Ceresuala :
Estad orgullosos se este hombre emprendedor, buen negociante,y mejor persona.
Una persona JESUS que despues de tantos años de brega, despues de tantos años de entrega ¿A quien? a TODOS AQUELLOS QUE CONOCIA enfin a con palabras mayusculas A TODOS , espero tenga el descanso alli donde este y sepa que su alegria, su sonrisa, sus atenciones para con todos siempre estaran presentes entre quienes tuvimos el honor de conocerlo, estimarlo y tratarlo.
HASTA SIEMPRE JESUS.
Un abrazo a su esposa, hijos y demas familia.
Mariano

mingo dijo...

Me Faltan palabras pero me sobran sentimientos y emociones para honran la figura del tio Jesús pero dejo que la prensa habla de él:
"CURICÓ. Con muestras de hondo pesar y espontáneos aplausos fue despedido ayer por una masiva concurrencia el Ciudadano Ilustre Jesús Ceesuela Pons(Q.E.P.D.)
La misa fúnebre se realizó en la Iglesia San Carlos de Trapiche de la Sagrada Familia, la que se hizo estrecha ante la gran concurrencia de personas. Allí los más cercanos al fallecido empresario manifestaron diversas expresiones de cariño y reconocimiento familiar. Hijos, sobrinos y trabajadores, como también una carta póstuma, que desató honda emoción.
Luego en el Cementerio Parque Curicó hubo despedidas de representantes de diversas instituciones a las cuales estuvo vinculdo este ciudadano español-chileno, quien dejó de existir a la edad de 75 años.
A nombre de la ciudad lo despidió el Alcalde Celso Morales, por la condición de Ciudadano Ilustre que distinguió a quien se le conoció cariñosamente como " El torero", Je4sús Ceresuela Pons. Espontáneos aplausos surgieron durante estas exquias con los que se reflejó el cariño a este miembro de la colectividad española residente , ampliamente conocido en la ciudad, la región y el país."