lunes, 25 de mayo de 2009

Por una Ley de Lenguas digna.


"Texto integro del correo recibido"

El pasado día 16 de mayo estuve en la numerosa manifestación que reivindicó la tan necesaria Ley de Lenguas en un Aragón trilingüe. Buen trabajo de la Coordinadora de la manifestación. Las tres lenguas anduvieron hermanadas: la radicalidad de la juventud las transformaba en certeras consignas culturales aragonesistas, y algo más apagadas las de los menos jóvenes, pero también contundentes. Todas las voces se alzaron en favor de la cultura y de las lenguas minoritarias -aragonés y catalán- como patrimonio de todos los aragoneses. Con una exquisitez digna de tenerse en cuenta, ni las motivaciones políticas, ni las críticas a los de fuera, aparecieron en ningún sector de la manifestación. Fue una manifestación a favor de las lenguas y la cultura, y no contra los supuestos "perversos deseos" de nuestros vecinos. Se respiraba aquello de "somos y seremos por nosotros mismos". El lector ya me entiende.
Hubo representantes de colectivos, asociaciones, autoridades lingüísticas y de partidos políticos minoritarios.
El contenido del manifiesto, leído a las puertas de la Aljafería en las tres lenguas de Aragón, debería convertirse en un documento indispensable para el Gobierno y para todos los parlamentarios.
A mi me gustó el Aragón que emanaba de la manifestación, en el soleado día 16 de mayo en Zaragoza, y que pedía respeto a la Declaración Universal de los derechos lingüísticos, a la Constitución Española, al Estatuto de Aragón y a Ley del Patrimonio.
(José Miguel Gràcia Zapater. La Codoñera)

No hay comentarios:

lunes, 25 de mayo de 2009

Por una Ley de Lenguas digna.


"Texto integro del correo recibido"

El pasado día 16 de mayo estuve en la numerosa manifestación que reivindicó la tan necesaria Ley de Lenguas en un Aragón trilingüe. Buen trabajo de la Coordinadora de la manifestación. Las tres lenguas anduvieron hermanadas: la radicalidad de la juventud las transformaba en certeras consignas culturales aragonesistas, y algo más apagadas las de los menos jóvenes, pero también contundentes. Todas las voces se alzaron en favor de la cultura y de las lenguas minoritarias -aragonés y catalán- como patrimonio de todos los aragoneses. Con una exquisitez digna de tenerse en cuenta, ni las motivaciones políticas, ni las críticas a los de fuera, aparecieron en ningún sector de la manifestación. Fue una manifestación a favor de las lenguas y la cultura, y no contra los supuestos "perversos deseos" de nuestros vecinos. Se respiraba aquello de "somos y seremos por nosotros mismos". El lector ya me entiende.
Hubo representantes de colectivos, asociaciones, autoridades lingüísticas y de partidos políticos minoritarios.
El contenido del manifiesto, leído a las puertas de la Aljafería en las tres lenguas de Aragón, debería convertirse en un documento indispensable para el Gobierno y para todos los parlamentarios.
A mi me gustó el Aragón que emanaba de la manifestación, en el soleado día 16 de mayo en Zaragoza, y que pedía respeto a la Declaración Universal de los derechos lingüísticos, a la Constitución Española, al Estatuto de Aragón y a Ley del Patrimonio.
(José Miguel Gràcia Zapater. La Codoñera)

No hay comentarios: