sábado, 21 de febrero de 2015

Más de 50.000 pese al olvido institucional.

21 de febrero. Día de la lengua materna
Un total de 54.481 habitantes de la comunidad utilizan o conocen el aragonés (el 4,09% del total) y más de la décima parte de la población (145.566 personas) afirma que tiene otra “lengua propia” además del castellano, según señala el último Censo de Población y Viviendas, elaborado por el INE (Instituto Nacional de Estadística) con datos de 2011.
El estudio incluye en la estimación por primera vez a los habitantes de Zaragoza y añade a los de otras zonas como las de uso del patués. Esa circunstancia hace que la cifra de 29.477 hablantes del aragonés, que incluía a quienes lo hablaban y a quienes lo conocían, se viera incrementada en 25.004 personas (23.894 en la capital y su área metropolitana) desde 1981 y pasara a alcanzar el 4,09% del total de los aragoneses.
Los sociólogos y profesores de la Universidad de Zaragoza Antón Eito y Chaime Marcuello destacan en un estudio elaborado para el Obserbatorio de l’Aragonés que ese incremento se produce “pese a la muy escasa intervención pública hacia el aragonés”, caracterizada por una escasa presencia en la enseñanza, la ausencia de política lingüística y la existencia de conflictos legislativos. “Esto confirma el éxito de la sociedad civil y de las asociaciones de promoción y defensa del aragonés, que con el esfuerzo personal y altruista de sus miembros son los que están consiguiendo mantener viva nuestra lengua”, sostiene el Rolde de Estudios Aragoneses.
MÁS ARAGONÉS QUE PATUÉS, MÁS CATALÁN QUE CHAPURREAU
Las comarcas con mayor grado de conocimiento del aragonés son el Sobrarbe  (17,3% de la población), la Jacetania (11,6%%) y el Alto Gállego (8,8%). En La Ribagorza, la suma del 12,8% de quienes citan el aragonés como lengua propia y el 14,6% que se refieren al patués supera la cuarta parte de la población (27,4%). El porcentaje de población ribagorzana bilingüe se eleva al 54,55% al añadir a los catalanoparlantes.
José Ignacio López Susín, del Rolde Estudios Aragoneses, destaca que el número de escolares que aprenden aragonés se ha mantenido constante en el entorno de los 400 (150 de ellos en Benasque) pese a que la legislación vigente “rebaja notablemente la garantía de la enseñanza y la protección de las lenguas” minoritarias. De hecho, las clases de aragonés se reducen a una hora semanal en horario extraescolar con contadas excepciones, ya que los centros, al elaborar su currículum, deben decidir entre esa materia y los refuerzos de lengua española y de matemáticas. Ocurre algo similar con la enseñanza del catalán en las comarcas orientales de Aragón.
En ambos casos se prima el conocimiento de las variedades o dialectos locales sobre las lenguas propias normalizadas, cuando la realidad social indica lo contrario: 51.877 se refieren a su lengua como el aragonés frente a los 3.510 que citan el patués, y 87.575 hablan de catalán por solo 2.604 referencias al chapurreau. (Fuente http://www.diarioaragones.com/)

No hay comentarios:

sábado, 21 de febrero de 2015

Más de 50.000 pese al olvido institucional.

21 de febrero. Día de la lengua materna
Un total de 54.481 habitantes de la comunidad utilizan o conocen el aragonés (el 4,09% del total) y más de la décima parte de la población (145.566 personas) afirma que tiene otra “lengua propia” además del castellano, según señala el último Censo de Población y Viviendas, elaborado por el INE (Instituto Nacional de Estadística) con datos de 2011.
El estudio incluye en la estimación por primera vez a los habitantes de Zaragoza y añade a los de otras zonas como las de uso del patués. Esa circunstancia hace que la cifra de 29.477 hablantes del aragonés, que incluía a quienes lo hablaban y a quienes lo conocían, se viera incrementada en 25.004 personas (23.894 en la capital y su área metropolitana) desde 1981 y pasara a alcanzar el 4,09% del total de los aragoneses.
Los sociólogos y profesores de la Universidad de Zaragoza Antón Eito y Chaime Marcuello destacan en un estudio elaborado para el Obserbatorio de l’Aragonés que ese incremento se produce “pese a la muy escasa intervención pública hacia el aragonés”, caracterizada por una escasa presencia en la enseñanza, la ausencia de política lingüística y la existencia de conflictos legislativos. “Esto confirma el éxito de la sociedad civil y de las asociaciones de promoción y defensa del aragonés, que con el esfuerzo personal y altruista de sus miembros son los que están consiguiendo mantener viva nuestra lengua”, sostiene el Rolde de Estudios Aragoneses.
MÁS ARAGONÉS QUE PATUÉS, MÁS CATALÁN QUE CHAPURREAU
Las comarcas con mayor grado de conocimiento del aragonés son el Sobrarbe  (17,3% de la población), la Jacetania (11,6%%) y el Alto Gállego (8,8%). En La Ribagorza, la suma del 12,8% de quienes citan el aragonés como lengua propia y el 14,6% que se refieren al patués supera la cuarta parte de la población (27,4%). El porcentaje de población ribagorzana bilingüe se eleva al 54,55% al añadir a los catalanoparlantes.
José Ignacio López Susín, del Rolde Estudios Aragoneses, destaca que el número de escolares que aprenden aragonés se ha mantenido constante en el entorno de los 400 (150 de ellos en Benasque) pese a que la legislación vigente “rebaja notablemente la garantía de la enseñanza y la protección de las lenguas” minoritarias. De hecho, las clases de aragonés se reducen a una hora semanal en horario extraescolar con contadas excepciones, ya que los centros, al elaborar su currículum, deben decidir entre esa materia y los refuerzos de lengua española y de matemáticas. Ocurre algo similar con la enseñanza del catalán en las comarcas orientales de Aragón.
En ambos casos se prima el conocimiento de las variedades o dialectos locales sobre las lenguas propias normalizadas, cuando la realidad social indica lo contrario: 51.877 se refieren a su lengua como el aragonés frente a los 3.510 que citan el patués, y 87.575 hablan de catalán por solo 2.604 referencias al chapurreau. (Fuente http://www.diarioaragones.com/)

No hay comentarios: