jueves, 18 de enero de 2018

Adiós a Seña Maria de Casa Cristina



Tan natural es morir como nacer y vivir, pero eso no lo hace más sencillo y es duro afrontar la situación cuando la persona que se marcha es alguien a quien queremos. 
No hay atajos para recorrer ese camino de dolor y aunque el paso del tiempo suaviza la ausencia, esa herida nunca acaba de cicatrizar.

Esta vez es Seña María de casa Cristina la que nos ha dejado  y ha emprendido el viaje hacia la eternidad.

El funeral se celebrará el día 19 a las 12:00 am en la iglesia de Laspuña

A veces, lo mejor es no decir nada en absoluto y con un abrazo transmitir todo el cariño posible a los allegados. 
Y como ahora los sentimientos ahogan mis palabras y no se que deciros, ,recibid toda la familia este abrazo tan especial.  



Me pareció escuchar tu voz 
Y me volví para saber que querías
 Vi tus ojos en el cristal de la ventana
Mientras observabas el día que amortecía.
Parecía como si quisieras despedirte
El viento dijo tu nombre, María.
La calidez del sol me acarició
Mientras  la plaza estaba en silencio
Y tu desde la cocina sonreías.
Sentí que me abrazabas, escalofrío,
y me susurrabas al oído
“Me voy, pero siempre estaré con los míos,
y también con mis vecinos”.
Empezó a llover, aunque estaba sereno.
Eran las lágrimas de los que estaban contigo
Puede que hayas muerto … 
pero ,Maria, tu no te has ido.


No hay comentarios:

jueves, 18 de enero de 2018

Adiós a Seña Maria de Casa Cristina



Tan natural es morir como nacer y vivir, pero eso no lo hace más sencillo y es duro afrontar la situación cuando la persona que se marcha es alguien a quien queremos. 
No hay atajos para recorrer ese camino de dolor y aunque el paso del tiempo suaviza la ausencia, esa herida nunca acaba de cicatrizar.

Esta vez es Seña María de casa Cristina la que nos ha dejado  y ha emprendido el viaje hacia la eternidad.

El funeral se celebrará el día 19 a las 12:00 am en la iglesia de Laspuña

A veces, lo mejor es no decir nada en absoluto y con un abrazo transmitir todo el cariño posible a los allegados. 
Y como ahora los sentimientos ahogan mis palabras y no se que deciros, ,recibid toda la familia este abrazo tan especial.  



Me pareció escuchar tu voz 
Y me volví para saber que querías
 Vi tus ojos en el cristal de la ventana
Mientras observabas el día que amortecía.
Parecía como si quisieras despedirte
El viento dijo tu nombre, María.
La calidez del sol me acarició
Mientras  la plaza estaba en silencio
Y tu desde la cocina sonreías.
Sentí que me abrazabas, escalofrío,
y me susurrabas al oído
“Me voy, pero siempre estaré con los míos,
y también con mis vecinos”.
Empezó a llover, aunque estaba sereno.
Eran las lágrimas de los que estaban contigo
Puede que hayas muerto … 
pero ,Maria, tu no te has ido.


No hay comentarios: